Foto EFE

La selección de fútbol de Suiza venció este sábado por 1-3 a la de Hungría, con tantos de Kwadwo Duah, de Michel Aebischer y de Breel Embolo para hacer insuficiente al gol marcado por Barnabás Varga en el equipo húngaro, en un partido correspondiente a la jornada 1 en el Grupo A de la Eurocopa masculina.

En el Rhein Energie Stadion de Colonia, los suizos se plantaron mejor que sus adversarios en todas las líneas y en el minuto 12 lograron su premio en forma de gol. Aebischer llegó hasta la zona de tres cuartos y filtró un gran pase a Duah, desmarcado a la espalda de los centrales de Hungría.

De primeras, con un derechazo seco, el dorsal 18 helvético superó la salida del guardameta rival Péter Gulácsi. Eso animó a los pupilos de Murat Yakin, pues Ruben Vargas dentro del área ejecutó en el 20′ un fuerte disparo que repelió Gulácsi, quien poco pudo hacer luego en el 0-2.

Muy cerca de alcanzar el descanso, la zaga magiar perdió delante de su área una pelota que acabó en pies de Aebischer, que desde la corona se perfiló hasta enganchar un derechazo a la cepa del poste más alejado. Pese a encajar ese golpe en un momento difícil, Hungría se recuperó a tiempo de meter miedo a la afición suiza durante la segunda mitad.

Cuando corría el minuto 63, Roland Sallai mandó al área contrario un magnífico centro desde la banda izquierda y el cabezazo de Varga, en el punto de penalti, se marchó fuera por poco. Fue el preludio del 1-2, obra del propio Varga en el 66′ a raíz de un ataque guiado por Bendegúz Bolla.

El número 14 de Hungría avanzó metros desde la medular del campo, abrió el juego a la izquierda para que domase el esférico Sallai; este levantó la vista y centró con la diestra al segundo palo, donde Varga se zafó del marcaje de Aebischer para cabecear en escorzo al fondo de la red.

No obstante, Suiza reaccionó a tenor de una galopada de Dan Ndoye por el costado izquierdo y que él mismo zanjó en un tiro sin puntería. Y más adelante gozó de un cabezazo Fabian Schär en una acción a balón parado, aunque su remate se marchó cerca de un poste del arco defendido por Gulácsi.

Los pupilos de Marco Rossi apretaron en la recta final del partido, si bien no hallaron fortuna y lo pagaron caro en el tiempo de descuento con el 1-3. En un balón largo, Willi Orbán despejó fatal y la pelota quedó franca para Embolo, que batió al portero con una sutil vaselina.

Esta victoria puso a la selección helvética con tres puntos, los mismos que tiene la anfitriona Alemania en el liderato por su mejor decalaje de goles tras el 5-1 ante Escocia. Por su parte, el conjunto magiar aún luce un cero en su casillero de puntos dentro de este Grupo A.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!