San Luis madrugó a los Bravos. Los Cardenales hicieron historia al anotar 10 carreras en el primer episodio y terminaron llevándose 13-1 el quinto juego de la serie divisional de la Liga Nacional.

Los pájaros rojos son el primer equipo en anotar 10 carreras en un inning de un partido de postemporada sin conectar un cuadrangular. El primer acto se saldó con cinco hits, incluidos tres dobletes, cuatro boletos y un error. El lanzador perdedor, Mike Foltynewicz, apenas sacó un out y fue relevado por Max Fried, quien también recibió lo suyo.

En el segundo, la visita volvió a la carga con una rayita mediante triple de Tommy Edman y doble de Paul Dejong. En el tercero, San Luis explotó a Fried con dos carreras, que incluyeron sencillos remolcadores de Harrison Bader y Dejong.

El resto del encuentro fue prácticamente de trámite, pues el abridor de los Cardenales Jack Flaherty lanzó seis entradas de una carrera, cuatro incogibles, un boleto y ocho ponches. Lo relevaron Giovanny Gallegos, John Brebbia y el zurdo Génesis Cabrera.

El margen de las 12 carreras de ventaja es el más grande en la historia de los Cardenales en juegos de playoffs. Los alados también vencieron 13-1 en el sexto juego de la Serie Mundial de 1982 ante los Cerveceros de Milwaukee. Los Bravos nunca habían encajado una derrota tan amplia en la postemporada.

En medio del vendaval ofensivo de 13 rayitas y 11 inatrapables, Kolten Wong, con dos sencillos en tres turnos y dos remolques, fue el más destacado de San Luis.

Por Atlanta que ahora han perdido 10 rondas seguidas de postemporada, el criollo Ronald Acuña se fue de 2-0 con un boleto y terminó la serie divisional con elevado promedio de .444.