Pérez tiene un mal recuerdo de su último Spring Training / Archivo

Salvador Pérez se lesionó hace un año en los entrenamientos primaverales de los Reales. Se perdió los juegos de exhibición y la temporada completa. 12 meses después, hace votos por poder disfrutar, ahora sí, del Día Inaugural.

Mientras tanto, habla de su deseo de ser el receptor de Kansas City en los 162 encuentros de esta campaña.

“Estoy como a 90 por ciento, muy cerca de 100 para hacer cualquier cosa”, declaró Pérez al reportarse esta semana al complejo de práctica de su equipo, en Arizona. “Ya veremos lo que me dirán para saber cuándo podré hacer más cosas en el campo. Me siento bien”.

El catcher venezolano se lastimó el codo derecho haciendo tiros a las bases en 2019. Ocurrió en una jornada rutinaria. De allí pasó al quirófano para someterse a la Cirugía Tommy John.

Ahora le toca retomar lo más básico, comenzando por la confianza de poder tirar pelotas sin miedo a lastimarse otra vez.

“A veces, uno comienza a pensar demasiado”, admitió Pérez ante el diario Kansas City Star y otros medios en la base de los monarcas en Surprise. “Es bueno estar de regreso. Estoy listo. Ojalá pueda estar sano para el Día Inaugural”.

 

Descanso activo para Pérez

Mike Matheny, el nuevo manager de los Reales, ha hablado de limitar el trabajo del carabobeño detrás del plato. No solamente lo ha planteado por la lesión sufrida tan recientemente.

También quiere aprovechar su capacidad para dar jonrones, dándole “descanso activo” como designado o en la inicial.

“Si me necesitan allí en algunos juegos, no tengo problemas”, apuntó Pérez. “Pero no me gusta pensar que seré primera base o designado. Soy receptor. Me preparo para ser el catcher en los 162 juegos, y más todavía, si pasamos a los playoffs”.

El nativo de Valencia ha sacado 141 jonrones en su carrera, incluyendo un tope personal de 27 en cada una de sus últimas dos zafras, hasta 2018.