Los hermanos Rubén y Francisco Limardo acudieron con mucha ilusión al Campeonato Mundial de Esgrima en Budapest.

Los bolivarenses se despidieron de la cita como los mejores representantes de América, pero esperaban más.

Apenas un toque dejó a Rubén, el mayor de los hermanos y campeón olímpico en Londres 2012, fuera de la ronda de los mejores 16 de la espada individual en la competencia húngara.

Un esgrimista local, Andras Redli, fue quien privó al venezolano de seguir avanzado al vencerlo 12 a 11, resultado que lo ubicó en el lugar 18 de la competencia

“Estuvimos muy cerca de hacer un mejor resultado, nos faltó cerrar al final y poder definirlo cuando estábamos arriba”, dijo el ocupante del puesto 3 en el ranking mundial de espada masculina.

“Él es un contrincante muy fuerte, en casa ha recibido todo el apoyo posible y lo felicito. De esta experiencia solo queda levantarnos y continuar, ya que la clasificación olímpica apenas está comenzando”, agregó el subcampeón de 2018.

Rubén Limardo había vencido en primera ronda al suizo Lucas Malcottiv con un contundente 15 a 9.

“Esta competencia ha sido muy fuerte y nos indica que tenemos que trabajar mucho más duro, los cuatro primeros del mundial pasado no hicieron podio en Budapest. Eso significa que el nivel de la espada en el año de clasificación olímpica será mucho más fuerte. Yo me siento bien, tranquilo a pesar del resultado, ya que me voy a mantener en el top 16 del ranking mundial”, analizó.

Su hermano Francisco terminó en la posición 48 al caer en su primer combate en ronda de 64 frente al también húngaro Gergely Siklosi 15/10.