Después de haber ganado hoy 89-73 a Brasil y certificar su pase a cuartos, el entrenador estadounidense Gregg Popovich dijo este lunes, que su equipo está satisfecho con la victoria y que ya solo piensa en su siguiente reto, vencer a una temible Francia, que esta jornada tropezó contra Australia.

“Nos sentimos bien con la victoria y tenemos muchas ganas de seguir adelante”, apuntó el entrenador, quien es uno de los más prestigiosos de la NBA, en una rueda de prensa después del partido.

Una conferencia de prensa a la que los equipos tienen que acudir por norma, ganen o pierdan, y a la que hoy Brasil rechazó asistir, quizás por la expulsión en el segundo cuarto del entrenador Aleksandar Petrovic luego de su segunda técnica por protestar el arbitraje.

Brasil se lo jugaba todo en Shenzhen (sureste de China) y quedó fuera de la fase final del Mundial, pese a que, en opinión de Popovich, jugaron una primera parte extraordinaria.

“La primera mitad de Brasil fue sobresaliente en la ejecución, jugaron muy bien, con mucha pasión”, apuntó el técnico, quien añadió que en la segunda mitad una apuesta por fortalecer la defensa cambió la situación e inclinó la balanza a favor de los estadounidenses.

El pívot de los Indiana Pacers, Myles Turner, también felicitó a los brasileños: “Nos dieron una pelea dura en la primera mitad”.

“Realmente querían ganar el partido, jugaron con mucho corazón, pero en la segunda mitad nos encendimos. Creo que nos unimos con el entrenador, como unidad, como jugadores”, añadió el jugador, quien este lunes fue el máximo anotador con 16 puntos (los mismos que Kemba Walker) y 8 rebotes.

Estados Unidos viajará ahora a Dongguan, ciudad muy cercana de Shenzhen, para disputar el partido de cuartos contra Francia el próximo miércoles.