Es que la venezolana Oriana Altuve no parece plantearse un techo en cuanto a dinamismo y destreza en la gancha se refiere, con ello le siguieron más y más goles. Y es que la ambición de la venezolana es darse a notar con sus actuaciones en el campeonato español, según una entrevista de EFE, «no hay nada más bonito que una niña diga: ‘quiero hacer goles como Oriana'»

Por las futbolistas del futuro es la goleadora del Rayo Vallecano, a quien muchas jóvenes de la cantera se acercan y su respuesta se plantea con espontaneidad: «La gloria es ser feliz. La gloria no es ganar aquí o allí». Y ella aseguró que no hay mejor club que estar en Vallecas.

Vivencias en suelo Español

«Creo que está siendo una experiencia súper bonita. Yo estoy contenta con la gente de acá. Principalmente, con las jugadoras que he tratado, con el cuerpo técnico del año pasado y de este, con la directiva… Estoy contenta de estar acá», señala.

En un torneo «súper competitivo» como el español, donde, Oriana Altuve se ha convertido en uno de los rostros más sobresalientes del equipo. Está respondiendo con creces a la exigencia de reemplazar a Natalia Pablos, un emblema de la institución franjirroja. Ahí llegó procedente del Independiente Santa Fe de Colombia, tras haber jugado anteriormente en Uruguay y en su país natal.

Nuevo destino, misma energía

El tema político en Venezuela es un caso especial. Que en consecuencia lleva a que muchas jóvenes a que dejen su país por un futuro mejor y en el caso de los deportistas es igual. De allí su repunte en Colombia en las filas del Cali.

“Entonces también fuí afortunada porque nos tuvieron en cuenta. Somos el país hermano de Colombia y nos abrieron mucho las puertas en el sentido futbolístico. Hay otras jugadoras que por su familia fueron a Chile o Argentina y están allá jugando», explica Altuve.

La Vinotinto espera que la generación que alcanzó las semifinales del Mundial sub-17 de 2016, en Jordania, se consolide en los próximos encuentros que se avecinan, con una camada de jugadoras que no tienen nada que envidiar al resto de las selecciones.

«Con esas niñas empezamos a crear algo que es un futuro. Después se logró también ir al Mundial sub-20. Hemos evolucionado y creo que seguiremos evolucionando. Estamos trabajando para llegar a un Mundial absoluto y no es imposible. Chile o Argentina también tenían bastante tiempo sin ir al Mundial y lo lograron. Yo creo que para el próximo Mundial sí daremos una buena competencia», resalto Oriana.