El español Marc Márquez (Honda) se llevó este domingo el Gran Premio de Alemania de MotoGP, su séptima victoria seguida en el circuito de Sachsenring, y aumentó su distancia en el Mundial antes del parón veraniego.

El catalán dominó la carrera de principio a fin y sumó su 5ª victoria de la temporada (49ª en la máxima categoría), y se acerca así poco a poco a su sexto campeonato en MotoGP, con 58 puntos de ventaja sobre su inmediato perseguidor, el italiano Andrea Dovizioso (Ducati).

Otro español, Maverick Viñales, también puede estar muy contento por la carrera de este domingo. Vencedor hace una semana en el GP de Holanda, el piloto de Yamaha terminó 2º en Alemania y se coloca 5º en el Mundial, por detrás de Márquez, Dovizioso, Danilo Petrucci (Ducati) y su compatriota Álex Rins (Suzuki).

Este último parecía cómodamente instalado en la segunda posición en la carrera de este domingo, pero se fue al suelo.

Mismo destino sufrió el francés Fabio Quartararo, que luego de partir desde la 2ª marca en la parrilla de salida se cayó en las primeras vueltas.

«Estoy triste por el equipo. Mi ritmo era bueno durante todo el fin de semana», acertó a decir el joven francés de 20 años de edad.

«Estrategia perfecta»

El triunfo de Marc Márquez redondea un fin de semana perfecto para la familia. Y es que Álex, el hermano pequeño de Marc, ya se había impuesto previamente en la carrera de la categoría de Moto2 y había recuperado el liderato del Mundial en esta división.

«Nuestra estrategia fue perfecta pese a que mi salida no fue fantástica», dijo por su parte Marc luego de la carrera, al explicar que su principal preocupación durante la prueba había sido conservar su neumático trasero tras haberse puesto en cabeza y haber abierto hueco.

Con el triunfo de este domingo, Márquez iguala el récord de número de victorias consecutivas (7) en un mismo circuito, que ostentaba en solitario el italiano Valentino Rossi, siendo el trazado de Mugello el favorito del seis veces campeón de MotoGP. 

El propio Rossi finalizó 8º en la carrera de este domingo, y puso fin a una racha de tres abandonos seguidos en las últimas carreras.

El británico Cal Crutchlow (Honda-LCR) fue tercero este domingo y pisó el podio por segunda vez esta temporada, tras el tercer puesto conseguido en la prueba inaugural en Qatar.

De su lado, los pilotos Ducati pueden darse por satisfechos: mal clasificados, aprovecharon los abandonos y un buen ritmo de carrera para remontar y terminar a los pies del podio. 

La marca italiana, que marcha segunda con 157 puntos en el campeonato de constructores por detrás de Honda (191), ve cómo Yamaha se acerca peligrosamente (153).

El mundial cierra sus puertas por el parón estival y las reabrirá el próximo 4 de agosto con motivo del Gran Premio de la República Checa.