El equipo Astana Pro Team se impuso este sábado la primera etapa de la Vuelta a España-2019, una contrarreloj por equipos de 13,4 kilómetros, lo que permitió al colombiano Miguel Ángel “Supermán” López vestirse el primer maillot rojo de líder de la carrera.

El equipo kazajo paró el crono con un tiempo de 14 minutos 51 segundos y 08 décimas, superando al Deceuninck Quick-Step, a dos segundos, y al Team Sunweb, a 5 segundos.

López, que el año pasado fue tercero en el podio final de la Vuelta y del Giro de Italia, y que parte este año con la vitola de ser uno de los aspirantes a la victoria en la ronda española, se enfundó por primera vez el maillot de líder en una gran carrera por etapas.

“Todo cuadra, me dejaron ahí en cabeza los últimos 200 metros”, reconoció López (25 años de edad) ante los micrófonos de los periodistas. El colombiano se enfundó además los maillots de mejor joven, mejor escalador y el de la regularidad.

 

 

Caídas decisivas

Esta primera etapa estuvo marcada por una caída colectiva del equipo Jumbo-Visma, uno de los favoritos.

Primoz Roglic, Lennard Hofstede, Steven Kruijswijk y Neilson Powless se vieron afectados por la caída en el kilómetro ocho, aunque la pérdida en meta para el equipo holandés fue de sólo 40 segundos.

El Astana se vio favorecido también por otra caída de un rival, la que sufrió el holandés Fabio Jakobsen, del Quick Step, cuando su equipo tenía opciones de rebajar el tiempo del Astana.

El equipo Movistar de Nairo Quintana y Alejandro Valverde finalizó en séptima posición a 16 segundos del Astana, por detrás del Education First de los colombianos Rigoberto Urán, Sergio Higuita y Daniel Martínez, que finalizó en un meritorio cuarto puesto a siete segundos.

Otro de los grandes damnificados del día fue el italiano Fabio Aru, ganador de la Vuelta en 2015, que llegó con el UAR Team Emirates a más de un minuto del ganador.