Foto: Twitter Luis Suarez @LuisSuarez9

El delantero uruguayo Luis Suárez no pudo aguantar las lágrimas en su despedida con el Barcelona, y apuntó que “además de un jugador, se va un ser humano que tiene sentimientos”.

Visiblemente emocionado y con la voz quebrada desde que empezó su alocución, Suárez aseguró que siempre estará agradecido al club por la confianza que depositó en él cuando lo fichó en 2014.

“El Barcelona sabía en las condiciones que venía, que había cometido un error (la FIFA lo había sancionado con cuatro meses sin jugar por morder al italiano Giorgio Chiellini en el Mundial Brasil), y siempre estaré agradecido por eso”, confesó.

Las lágrimas de Suárez se convirtieron en una sonrisa después de que en el Auditorio 1899 del Camp Nou, donde se celebró el acto de su adiós, se proyectara un video con sus mejores momentos.

“De acá me llevo amigos”, aseguró el punta charrúa, arropado en su despedida por su mujer, Sofía Balbi, los cuatro capitanes del equipo -Lionel Messi, Sergio Busquets, Gerard Piqué y Sergi Roberto- y también Jordi Alba.

También le acompañó el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, que destacó “su carisma, su versión humana y sobre todo su versión deportiva”. “Ya forma parte de la leyenda del Barcelona”, subrayó.

Y es que Suárez se marcha al Atlético de Madrid como tercer máximo goleador de la historia del Barcelona (198 tantos) y tras levantar 13 títulos (1 Liga de Campeones, 1 Mundial de Clubes, 1 Supercopa de Europa, 4 Ligas, 4 Copas del Rey y 2 Supercopas de España) en seis temporadas.

“Ha sido ver un sueño hecho realidad, pero nunca me imaginaba llegar a estas cifras. Aquí debes rendir siempre al máximo y no sabes cuántos años puedes estar. Me voy más que orgulloso y satisfecho de unos años espectaculares y maravillosos en el Barcelona”, manifestó.

También se acordó de su amigo Leo Messi, presente en la sala: “Me quedo con que mis hijos me han visto jugar con el mejor del mundo”.

Aunque admitió que todavía no ha digerido tener que dejar la entidad azulgrana, no quiso buscar culpables en su salida. “No le voy a dar el gusto a nadie. Voy a irme como el gran jugador que fui en el Barcelona, por los números y la historia que ha hecho en este club”, insistió.

A sus 33 años de edad, aseguró que eligió el Atlético porque cree que aún puede rendir en un equipo del máximo nivel. “Me siento capacitado para seguir jugando en LaLiga, estoy con muchísimas ganas y quiero demostrar que puede seguir compitiendo, sino en el Barcelona en otro equipo”, afirmó el charrúa, que arrancó los aplausos de los presentes en el acto en varias ocasiones en una rueda de prensa cargada de emotividad.

Eso sí, pese a que ahora vestirá de rojiblanco, quiso dejar claro que siempre será del Barcelona, pese a que le hubiera gustado ser él quien eligiera el momento de su adiós. “Esté donde esté, habrá un culé más”, resumió.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo