La era de Quique Setién como entrenador del Barcelona comenzará este domingo contra el Granada en el último partido de la primera jornada de la segunda vuelta de LaLiga Santander, que tendrá como plato estelar el encuentro Real Madrid-Sevilla.

Estas son las cinco preguntas sobre el estreno del nuevo preparador cántabro con el equipo azulgrana.

¿Cambiará Setién el 4-3-3?

Durante su presentación, Setién dejó claro que aunque su filosofía de juego es innegociable, el dibujo puede variar a veces. Dejó entrever que podría probar el 4-4-2. El técnico santanderino también ha utilizado un sistema con 3 centrales en otros equipos a los que ha entrenado, por lo que con él, el 4-3-3 podría pasar a mejor vida.

¿Cómo suplirá Setién la lesión de Luis Suárez?

El Barcelona solo tiene un ‘9’ puro y Setién no podrá contar con él durante los próximos cuatro meses. A la espera de decidir si se ficha a otro delantero en el mercado de invierno, el nuevo entrenador del conjunto azulgrana tendrá que solucionar la baja por lesión de Luis Suárez en los próximos compromisos. De momento, ha llamado para entrenar con el primer equipo a los nueve del filial Abel Ruiz y Alejandro Marqués.

¿Dará minutos a Riqui Puig?

Valverde contó muy poco con la joya de la cantera azulgrana, pero Setién lo ha llamado para entrenar con los mayores desde el primer día, y Riqui Puig ya se encuentra en dinámica de primer equipo. Ahora solo falta confirmar el cambio de tendencia apostando por él en el campo. Con la baja por sanción de Frenkie de Jong, el centrocampista de Matadepera podría ir convocado ante el Granada.

¿Recuperará la presión tras pérdida?

Una de los problemas del equipo de Valverde es que fue perdiendo, poco a poco, su capacidad para ejercer la presión luego de la pérdida. Quique Setién quiere que sus equipos sean intensos y muerdan arriba, y eso pasa por recuperar la presión alta que caracterizó al exitoso Barcelona de Guardiola.

¿Cómo gestionará la ‘Messidependencia’ del equipo?

Setién siempre se ha declarado un fan incondicional de Messi, pero el primer día ya advirtió al astro argentino que, pese a la admiración que siente por él, cada uno debe estar en su sitio. Gestionar la ‘Messidependencia’ y el encaje de Rosario en el nuevo esquema se antoja fundamental para que el proyecto del cántabro llegue a buen puerto.