Andy Murray revela por primera vez el impacto emocional que sufrió como consecuencia de la masacre de la escuela escocesa de Dunblane hace 23 años, de la que fue testigo. Lo cuenta en una entrevista para un documental que Amazon estrenará el viernes.

“Nunca hablé de estos hechos (con mi familia). Cuando competía, de joven, tenía grandes problemas respiratorios. El tenis me permitió escapar. Por esto el tenis es tan importante para mí”, señaló el británico, que a menudo ha confesado que tiene un recuerdo fragmentado de esa tragedia. Entonces era muy pequeño para comprender lo que pasaba.

Murray, futuro número 1 del mundo, tenía 8 años de edad y estudiaba en una escuela primaria. Una persona con problemas mentales irrumpió allí el 13 de marzo de 1996 y mató a 16 niños de 5 y 6 años de edad y a una profesora.

Un asesino mató a niños en la escuela de Murray

El asesino, Thomas Hamilton, de 43 años de edad, entró en el gimnasio y abrió fuego contra el grupo de niños y la profesora que estaban allí. A continuación se suicidó. Es una de las mayores matanzas en Gran Bretaña.

Murray, que pocas veces ha hablado de aquel día, no aparece frente a la cámara cuando lo trata en el documental, llamado Andy Murray: Resurfacing, pero sí su voz relatando.

¿Por qué el tenis es tan importante para él?

“Ustedes me habían preguntado hace algún tiempo por qué el tenis era tan importante para mí. En principio está lo que pasó en Dunblane. El hecho de que conociéramos (junto a su hermano Jamie) al asesino… Íbamos a su club para niños, había estado en nuestro coche, lo había recogido y llevado a las estaciones…”, comienza Murray.

Entonces comienza a sollozar: “En los 12 meses siguientes a la matanza, mis padres se separaron. Fue un período muy complicado para nosotros, los niños, que no entendíamos realmente lo que pasaba”.

La partida del hermano

Otro acontecimiento marcó la vida del doble campeón olímpico de individuales (2012 y 2016): La partida a Cambridge (Inglaterra) de su hermano mayor -un año, 33 frente a 32- Jamie, también esperanza del tenis, y actualmente uno de los mejores doblistas del circuito.

“Se fue de casa para jugar al tenis. Teníamos la costumbre de hacerlo todo juntos. Cuando se fue, fue realmente duro para mí”, explicó Murray. Añadió que el tenis fue una manera de “escapar” de los “ataques de ansiedad”.

El británico había hablado brevemente en 2013 de la masacre de Dunblane, en un documental sobre su vida difundido por la BBC: “No podemos imaginar hasta qué punto son duras este tipo de cosas. Estoy contento de hacer algo por lo que Dunblane puede estar orgulloso”.

“No quiero volver al pasado”, escribió únicamente en su biografía Hitting Back, publicada en 2008. Añadió que podía haber sido “uno de esos niños”.

El documental que se estrenará el viernes está dedicado al regreso del campeón, después de la operación de cadera a la que se sometió a principios de año. Tras dejar entrever que se retiraba, durante el Abierto de Australia en enero, Murray ganó en octubre en Amberes (Bélgica) su primer título desde 2017.