Boca Juniors
Foto: MARCELO CARROLL

El futbolista venezolano Jan Hurtado marcó su primer gol este sábado con el Boca Juniors ante un partido contra el San Lorenzo, que quedó 2-0 a favor de los xeneizes.

El joven de 19 años de edad aprovechó su libertad en el área y logró engrosar el marcador en tiempo de descuento durante su noveno partido con el equipo.

La apertura del marcador para el equipo llegó sobre el cierre de la primera etapa y fue de pelota parada. Tras un tiro de esquina, Lisandro López conectó un cabezazo que se convirtió en el primer tanto.

Boca precisaba una inyección anímica de esta magnitud para mentalizarse en lo que viene, principalmente el cruce ante River. Más allá de los intérpretes y los numerosos recambios que tengan unos y otros, estaba claro que los xeneizes y San Lorenzo llegaban al clásico como ellos pretendían: primero y segundo del torneo, nada menos que con la cima de la Superliga en juego. Oficio y oportunismo, una fórmula que parece patentada por el Boca de Gustavo Alfaro, le permitieron ganar por 2-0 con goles de López y Hurtado. Los visitantes mostraron una vocación más decidida para defender la vanguardia y completaron una sólida producción en el Bajo Flores.

Había mucho en disputa en la tarde del Nuevo Gasómetro, que ofrecía el ansia de siempre, la adhesión inalterable. No solo aparecía en escena la batalla por figurar en lo más alto. Esteban Andrada, por caso, era uno de los nombres a seguir, y se fue del estadio como llegó, sin recibir goles. El ex Lanús mantuvo su valla invicta en 33 de los 48 partidos que disputó, y hasta hoy suma 1.049 minutos sin recibir tantos en partidos consecutivos. Una cifra extraordinaria.

Boca Juniors lidera en solitario la Superliga argentina de fútbol en el marco de la séptima fecha, que concluirá el lunes con el partido entre Talleres y el Gimnasia de Diego Maradona.

El mérito de Boca, también, estuvo en que fue por más. Creció Emanuel Reynoso. Con el despliegue de Capaldo e Iván Marcone en el medio, justificó su victoria en la solidez y el equilibrio de su formación. Ejerció dominio territorial con un sistema que favorece al ex volante de Lanús. Y contó con la pericia y pimienta en ataque para cerrar el compromiso con una mayor tranquilidad.

Los últimos minutos de juego sirvieron para reafirmar la condición de líder de Boca y redondear una de sus mejores producciones en el año. No es casualidad que no recibió goles en sus siete presentaciones por el torneo doméstico, un récord en el profesionalismo. Confía en su libreto, luce convencido. No hubo lujos, pero fue un justo vencedor. Forzó al Ciclón a jugar mal, lo incomodó permanentemente. Si la de ayer fue una prueba piloto para ir al Monumental, a Alfaro se le dibujó una sonrisa.