Los jinetes venezolanos Samy Camacho y Daniel centeno fueron los más destacados del pasado fin de semana en Estados Unidos y encabezan la estadística en Tampa Bay Downs.

Camacho consiguió cuatro victorias para llegar a 13 lauros y 156.196 dólares ganados en la temporada de Tampa Bay, cifras que le permiten dominar el campeonato del óvalo de Florida, contra siete éxitos y 112.860 dólares que suma Centeno, látigo que visitó el recinto de vencedores en dos ocasiones.

El tercer lugar lo ocupa Antonio Gallardo con seis conquistas y 138.946 dólares.

Camacho, que realizó destacada campaña en Gulfstream Park West, es el tercer jockey venezolano con más triunfos durante el año en Estados Unidos con 193 y 3.894.498.

El valenciano, que es superado por Javier Castellano con 206 conquistas y 21.974.025 dólares y Emisael Jaramillo con 214 ganadas y 6.544.726 dólares, mantiene buen ritmo y busca su primer campeonato en Estados Unidos.

Otro venezolano que se destacó el fin de semana fue el entrenador Juan Carlos Ávila que consiguió su segundo triunfo, la séptima de Venezuela, en la Copa Velocidad del Caribe con el caballo Big Boris One, durante la Serie Hípica del Caribe que dominó México con tres ganadas.

La yunta venezolana conformada por Jaramillo y Víctor Barboza ganó el con ejemplar Zenden el Buffalo Man Stakes, disputado en Gulfstream Park, con premio de 75.000 dólares.

El preparador Mario Domínguez jr consiguió su primer triunfo en Estados Unidos con el caballo Tears Rose, conducido por el zuliano Richard Bracho en Parx Racing, Filadelfia  y la venezolana Cindy Carrero, obtuvo la matrícula de jinete luego de realizar el aprendizaje en la Escuela de Formación Laffit Pincay Jr. de Panamá.

Potros en ascenso. Gran Giocatore y Reina de Corazones dominaron las carreras más importantes de La Rinconada.

El potro Gran Giocatore, con la monta de Robert Capriles, virtual campeón de la estadística de jinetes y la presentación de Wilmer Suárez, se impuso en la Copa Water Jet disputada en 1.200 metros.

Reina de Corazones, con la conducción de Jaime “Pocho” Lugo y entrenamiento de Héctor Reyes, mantuvo imbatible en dos salidas al galopar la Copa Ramón Alfredo Domínguez.