Tras una ausencia prolongada de los óvalos nacionales, el jinete internacional Carlos Andrés Olivero regresó al país para cumplir con el compromiso del potro Kandinsky en el Clásico República de Venezuela, tercera gema de la triple corona venezolana.

Olivero arribó a Venezuela el martes y este miércoles ejercitó al tresañero de Fernando Parilli en el hipódromo La Rinconada. El ganador del José Antonio Páez se vio muy bien al pasar 600 metros en 37.4 con final 12 en los últimos 200 metros. El tresañero enfrentará a cinco adversarios en la undécima prueba del domingo, entre ellos el ganador del Clásico Cría Nacional Gran Omero.

Además de la monta de Kandinsky, el fusta guiará el sábado a Bambuco en la quinta competencia y en el programa dominical estará sobre los lomos de Lady Zarina en la cuarta y Tormento en la sexta.

CAO-como se le conoce al piloto- registra 609 victorias en 5.594 compromisos y más de 12 millones de dólares en ganancias en los hipódromos estadounidenses, principalmente en el óvalo de Gulfstream Park. Este año, el apureño acumula tres victorias en 52 montas y más de 113 mil dólares en premios.

En su campaña en La Rinconada, Olivero condujo a grandes pisteros como Rodes, la yegua Cantaura-triplecoronada- Gran Empeño e incluso al recordado campeón My Own Business, con el que se sacó la foto en dos pruebas de la triple corona, el Cría Nacional y el República de Venezuela de 2000.