Grand Slams Masters
Foto Archivo

El tenis se prepara para su próxima revolución: los Grand Slams pretenden hacerse con el control de los Masters 1.000, arrebatándoselos a la ATP, que mantendría el poder sobre los 250, los 500 y las Finales ATP.

En una información que sacó a la luz el canal deportivo Tennis Channel, esta sería la más grande transformación del tenis en las últimas décadas. La decisión tendría como objetivo una mayor homogeneización de los torneos, sin el cambio de pelotas semanal que se produce. También se lograría un mayor reparto de premios y un descanso mayor para los tenistas.

El control de los nueve Masters 1.000 recae en estos momentos en la ATP, que lleva a cabo también los 250, los 500 y las Finales ATP que hasta 2027 se jugarán en Turín (Italia). Mientras, la Federación Internacional de Tenis (ITF, por sus siglas en inglés) maneja la Copa Davis y la Billie Jean King Cup (antigua Copa Federación). Luego están a parte los Grand Slams (Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open).

Además de hacerse con los Masters 1.000 (los torneos más importantes tras los Grand Slams), esta nueva iniciativa supondría la entrada de un décimo Masters 1.000. El torneo se jugaría en Arabia Saudita antes del inicio del Abierto de Australia en enero.

La intención de los organizadores de este nuevo proyecto es cerrar los detalles cuando comience en enero la acción en Melbourne, según The Athletic. El medio denominó este intento como una «versión tenística de la Fórmula Uno».

Circuito alternativo

Otra de las razones para llevar esto a cabo es la preocupación de que, si no se permite la entrada de Arabia Saudita en el deporte, podría producirse una situación similar a la que vivió el golf con el LIV. Es decir, la creación de un circuito alternativo con mejores premios que se lleve a las grandes estrellas de este deporte.

Con esto también se aseguraría la supervivencia de los torneos de Madrid y Miami, que se vieron envueltos en los rumores de que Arabia Saudita podría intentar hacerse con sus licencias.

Uno de los grandes beneficios de esta posible unión sería el incremento de las ganancias por derechos televisivos. Se negociarían todos juntos y no cada organización por separado, como ocurre hasta la fecha.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!