La Federación Venezolana de Fútbol multó con 360.000 bolívares a los equipos Zulia FC y Caracas FC por negarse a jugar el 10 de marzo pasado en el estadio Pachencho Romero de Maracaibo, mientras gran parte del país estaba sin luz por un apagón. 

El empate sin goles entre Zulia y Caracas, correspondiente a la séptima jornada del Torneo Apertura 2019, quedará sin efecto y no se asignarán los puntos, indicó la FVF en un comunicado que se hizo público en las redes sociales. 

El Consejo de Honor del organismo, que reconoce la acción como “una protesta colectiva no violenta”, también penalizo individualmente a Leo Morales y Rubert Quijada, capitanes del Zulia y del Caracas, respectivamente, con 30.000 bolívares y un partido de suspensión.

Cuando sonó el pitazo inicial el domingo 10 de marzo en el Pachencho Romero, los futbolistas de ambos clubes permanecieron inmóviles en el terreno de juego como media de protesta, debido a la falla del suministro eléctrico que afectó a todo el país.