Jose Mourinho, ex entrenador del Manchester United, ha ratificado este martes en un juicio el acuerdo de conformidad con la Fiscalía de Madrid, que ha sido condenado a un año de prisión, que no deberá cumplir, y a una multa de alrededor de 2,2 millones de euros por eludir el pago de 3,3 millones de euros.

Al contrario de lo que sucedió con el ex jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo, el juicio de Mourinho no ha trascendido a la prensa, pues ni la Fiscalía ni el Tribunal Superior de Justicia de Madrid informaron previamente de su celebración, como suele ser costumbre con los juicios que suscitan un interés publico.

Tras la vista de este martes, Mourinho aceptó ser condenado a un año de prisión, como autor de dos delitos fiscales al defraudar 3,3 millones de euros procedentes de sus derechos de imagen durante su etapa como entrenador del Real Madrid.

Y también al pago de una multa de unos 2,2 millones correspondiente al 60% de la cuota defraudada, esto es, 966.922 euros (2011) y 1.015.879 (2012). Para llegar a la cantidad total se suman otros 180.000 euros que sustituyen la pena de prisión.

El técnico cometió dos delitos contra la Hacienda Pública en relación con el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en los ejercicios 2011 y 2012, cuando entrenaba al Real Madrid.