Una semana después, el contexto es completamente diferente. Siete días atrás, el capitán de la selección era expulsado del partido ante Chile, en São Pablo, que finalmente la Argentina ganaría por 2-1 y le serviría para terminar tercero en la Copa América. Después de aquel escándalo, que incluyeron sus declaraciones explosivas contra la Conmebol, Lionel Messi volvió a Rosario y enseguida se subió a un avión privado con su familia para empezar las vacaciones.

Los Messi no especificaron en qué lugar del Caribe descansan, aunque se cree que puede ser en Antigua y Barbuda, una playa que ya conocen y donde pasaron en 2017 su luna de miel. Thiago, Mateo y Ciro, los hijos de la pareja, se pueden ver en otra de las fotografías compartidas por Antonela.

Son apenas los primeros días de descanso de Messi después de una larga temporada, que lo tuvo activo con Barcelona primero (con el que volvió a ganar la liga española) y con la selección en el cierre, en la Copa América que ganó Brasil. Después de las vacaciones, el futbolista se reincorporará a la pretemporada de Barcelona.

Al regreso, Messi tendrá el encuentro con un nuevo compañero, oficializado en estas horas por Barcelona: el francés Antoine Griezmann, que llega desde Atlético de Madrid.

Antes ya se había incorporado el holandés Frenkie De Jong, comprado a Ajax. El primer compromiso que tendrá Messi con su equipo será la tradicional Copa Joan Gamper, que el club utiliza para presentar al plantel en el Camp Nou. Será el domingo 4 de agosto, ante Arsenal.

Pero todo eso puede esperar. Ahora, la rutina de los Messi marca otros horarios: playa en la mañana y la tarde, en el Caribe.