La Copa América de Brasil inició el pasado 14 de junio y, una vez finalizada la fase de grupos, el torneo ofrece la oportunidad, gracias a una pequeña pausa en su calendario, de hacer un balance sobre lo ocurrido hasta los momentos. En El Nacional hemos planificado una cobertura exhaustiva de la Copa que incluye alianzas como la establecida con @Driblab, quienes nos han nutrido con estadísticas especializadas, gráficos e infografías sobre los rendimientos individuales y colectivos durante y antes del torneo.

Como los números nunca mienten y ofrecen una fría, cruda e implacable objetividad, nos valemos de ellos para dejar las pasiones a un lado y así traerles los 5 mejores jugadores (uno por posición y con un mínimo de 150 minutos disputados en el torneo) que nos dejó la fase de grupos del certamen continental.

Portero – David Ospina (Colombia): El guardameta fue titular en los dos primeros partidos (Argentina y Catar) de su selección. No permitió goles y atajó 100% de los tiros que recibió, incluyendo 2 dentro de su área. En la métrica “goles esperados” (xG), que cuantifica la calidad de las ocasiones para anotar con las que cuenta un jugador (en este caso del equipo rival), Ospina acumula 0.7, pero aún así fue capaz de mantener su valla invicta.

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

El mejor criollo: Wuilker Faríñez: El arquero venezolano tuvo atajadas monumentales y de suma importancia, pero según los datos recogidos por @Driblab es el segundo mejor guardameta de toda la Copa América, sólo por detrás de David Ospina. Faríñez recibió un gol, acumula un “xG” de 1.0 y atajó 89% de los tiros que le dispararon, aunque pudo repeler todos los que se hicieron dentro de su área (5).

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

Defensor central – Dávinson Sánchez (Colombia): El neogranadino acumuló estadísticas notables: promedió un 90% de efectividad en los pases, 3.2 despejes, ganó todas sus entradas al rival y tuvo 75% de efectividad en su juego aéreo defensivo. Supera al uruguayo José María Giménez, quien ocupa la segunda posición, en 5 de las 11 variables del radar @Driblab.

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

El mejor criollo: Mikel Villanueva: El central zurdo promedió 6.3 despejes por encuentro, así como también 1.3 recuperaciones y  63% de efectividad en sus despejes aéreos defensivos. Yordan Osorio no calificópara esta elección porque apenas jugó 90 minutos (ante Brasil) de los 270 posibles.

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

Volante de recuperación – Arthur (Brasil): A pesar de no jugar el primer partido ante Bolivia por molestias físicas, Arthur fue el mediocampista defensivo más influyente de la fase de grupos. El jugador del Barcelona de España promedió casi 87 pases intentados por partido, con una efectividad total de 93%. Además, Arthur estuvo perfecto en sus entradas (100%), recuperó 1.4 balones por partido y estuvo involucrado directamente en 22% de las ocasiones de calidad (xG) que generó su equipo. En esta posición, el segundo lugar lo ocupa el argentino Leandro Paredes y el tercero el uruguayo Rodrigo Bentancur.

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

El mejor criollo: Tomás Rincón: El capitán Vinotinto tuvo un rendimiento muy uniforme en los tres partidos que disputó en la fase de grupos, y @Driblab nos trae algunas estadísticas interesantes en ese sentido: Rincón promedió casi 38 pases intentados por encuentro, con una efectividad total de 84%; además, tuvo un extraordinario 37% de participación directa en las ocasiones de calidad (xG) que generó Venezuela. En el ámbito defensivo, el jugador del Torino no rindió tan bien, pues apenas tuvo un 25% de éxito en sus entradas y sus recuperaciones (1.2 por partido) representaron sólo 5.1% del total de la Vinotinto.

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

Volante ofensivo -Philippe Coutinho (Brasil): En este caso, hay una estadística demoledora: el mediapunta brasileño ha participado directamente en 58% de las ocasiones de calidad para anotar (xG) de su selección. Más de la mitad de las veces que Brasil ha llevado peligro al arco rival, ha sido gracias a Coutinho y a su promedio de 3.6 oportunidades creadas por partido. El jugador del Barcelona acumuló 88% de efectividad en sus pases y su cifra de asistencias esperadas (xA), que es una variable que cuantifica la probabilidad de que un pase termine convirtiéndose en una asistencia de gol, fue de 1.1. El segundo lugar entre los volantes ofensivos es para el chileno Alexis Sánchez, mientras que el colombiano James Rodríguez ocupa la tercera casilla.

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

El mejor criollo: Darwin Machís: Su dos goles ante Bolivia lo catapultaron a esta posición. El potente jugador venezolano tuvo 72% de efectividad en sus pases,  promedió 4 dribles ganados por partido e hizo gala de una pasmosa efectividad: a pesar de que su variable individual de “goles esperados” (xG), que se refiere a la cuantificación de la calidad de sus ocasiones de gol, fue de apenas 0.3, Machís marcó dos tantos.

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

Delantero – Paolo Guerrero (Perú): Este es uno de los mejores ejemplos de que las estadísticas complejas aplicadas al fútbol, en este caso proveídas por @Driblab, ofrecen una perspectiva distinta a la aparentemente obvia. El delantero peruano estuvo presente en 78% de las ocasiones de calidad generadas por su equipo y consiguió 57% de efectividad en sus dribles. Más de la mitad (60%) de los disparos de Guerrero fueron entre los tres postes, promedió 21.4 pases por partido y su porcentaje de pases completados fue un altísimo 87%. El argentino Sergio Agüero, que ocupa la segunda casilla entre los delanteros (EdinsonCavani es tercero), no supera a Paolo Guerrero en ninguna de las variables antes mencionadas.

Gráfica: @Driblab / El Nacional 

El mejor criollo: Salomón Rondón: El Gladiador Vinotinto acumuló 25 pases intentados por compromiso, con una efectividad de 69%. Rondón participó en 47% de las ocasiones de calidad generadas por Venezuela, completó exitosamente 33% de sus dribles y la efectividad de sus tiros al arco fue un bajo 20%. Sin embargo, el delantero criollo sí demostró su poderío en las alturas y ganó 54% de los balones aéreos ofensivos que disputó.

Gráfica: @Driblab / El Nacional