El Bayern de Múnich se impuso este sábado en la final de la Copa de Alemania por 0-3 al RB Leipzig, con dos goles de Robert Lewandowski y uno de Kingsley Coman, con lo que el club bávaro cierra la temporada con el doblete después de haber ganado la Bundesliga.

La final para el Bayern fue más difícil de lo que puede hacer pensar el marcador. Solo al final de la segunda parte el club bávaro consiguió marcar claramente diferencias.

El partido se presentó como un duelo de balones divididos en el que ninguno de los dos equipos lograba tener largas fases de posesión. La primera llegada la tuvo el Bayern, con un remate desviado de Serge Gnabry al minuto 3; pero la primera ocasión clara fue para el Leizpig, con un remate de cabeza de Yussuf Poulsen al minuto 11, el cual Manuel Neuer desvió contra el larguero.

El Leipzig salió a presionar la salida del Bayern, que tuvo que recurrir a los balones largos para salir del cerco o al trabajo de Thiago Alcántara, quien estuvo retrasando su posición para empezar a armar el juego desde cerca de su propia área.

El Leipzig se aproximó dos veces con peligro al área del Bayern, luego de recuperar balones en el centro del campo, y en ambas ocasiones apareció providencialmente Joshua Kimmicj antes de que Poulsen, al 17, y Timo Werner, al 24, pudieran rematar a puerta.

El partido era tenso, equilibrado y el libreto parecía más impuesto por el Leipzig que por el Bayern. Sin embargo, al minuto 29, en una de las primeras jugadas elaboradas que lograba cuajar, el equipo de Niko Kovac se fue en ventaja por medio de Robert Lewandowski.

La jugada la inició Thiago con un pase desde la mitad del campo a Javi Martínez, quien jugó con Kingsley Coman, y este último con David Alaba, quien centró desde la línea de fondo para que Lewandowski, desde cerca del punto de penalti, marcase de cabeza.

Tras el gol, el Bayern logró cierto control del partido y en la parte final del primer tiempo generó varias buenas ocasiones. Coman, al 42, y Hummels, al 45, estuvieron cerca de marcar el segundo.

Luego del descanso, el Leipzig se sacudió del dominio que había mostrado el fase en el final de la primera parte y generó varias llegadas peligrosas. Las más claras las tuvieron Emile Forsberg, que perdió un mano a mano con Neuer y Werner, que vio como Niklas Süle sacaba su disparo de la línea de gol con Neuer ya vencido.

Sin embargo, el Bayern volvió a tomar el control, generó llegadas y al minuto 78 Coman marcó el segundo gol, con un remate de zurda ante  un control extraordinario en el área que lo dejó sólo ante el meta Gulacsi

El tercero llegó al minuto 85, por medio de Lewandowski, en un contragolpe que inició con un balón largo Joshua Kimmich. El polaco recibió el pase de Kimmich, le ganó el duelo al hombre que lo marcaba y tuvo después vía libre hacia la portería para definir.