Ya el invitado Japón dio una primera sorpresa en la Copa América de Brasil 2019 al frenar en seco al quince veces campeón Uruguay y este lunes buscará frente a Ecuador una nueva campanada y, por qué no, meterse en cuartos de final. 

Japón, con un plantel básicamente integrado por jugadores sub-23 que se preparan para competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, chocará en el estadio Mineirao de Belo Horizonte con el Ecuador del colombiano Hernán Darío Gómez en la última fecha del Grupo C. 

«Cuando llegamos a Brasil queríamos tener un punto, un gol, en la Copa América. Ya los tuvimos y ahora queremos una victoria», dijo el domingo en rueda de prensa el seleccionador de los asiáticos, Hajime Moriyasu. 

Después de perder 4-0 contra Chile en el debut, Japón empató 2-2 el jueves con el Uruguay de Luis Suárez y Edinson Cavani. Los Samuráis Azules esperan demostrar el mismo espíritu competitivo frente a Ecuador, un adversario golpeado que necesita un triunfo para despejar las oscuras nubes que empiezan a formarse en el horizonte del naciente ciclo de Bolillo Gómez.

«En estos momentos es muy importante la mente (…). Ha sido un torneo duro mentalmente. Hemos trabajado mucho en la alegría, en que no se caigan los ánimos», expresó el entrenador tricolor, cuyos dirigidos sufrieron derrotas en sus dos primeros encuentros contra Uruguay (4-0) y Chile (2-1). 

El Grupo C lo encabeza Chile, campeón de las últimas dos ediciones de la Copa América, con seis puntos, seguido por Uruguay con cuatro. Japón suma una unidad y Ecuador tiene su cuenta en blanco, los dos aún con vida.

La llegada de Japón a Brasil estuvo marcada por la presencia del mediocampista ofensivo Takefusa Kubo, un chico de 18 años de edad que acaba de fichar el Real Madrid y que es conocido como el «Messi japonés». «Yo soy yo», dijo Kubo a la prensa, sintiéndose orgulloso por la comparación, pero pidiendo calma. Sin embargo, pese a las enormes expectativas que le rodean, el habilidoso jugador estuvo en el banquillo en el empate contra la celeste y jugó solamente los últimos siete minutos. 

Una incógnita ante el compromiso de este lunes es si el DT Moriyasu le devuelve la titularidad, de la que disfrutó en el mal estreno del equipo. El entrenador evitó confirmarlo, aunque destacó que «tiene la capacidad» para volver al once inicial. La estrella frente Uruguay fue Koji Miyoshi, con un doblete que neutralizó las anotaciones de Suárez, de penalti, y el central José María Giménez.

Bajo presión

Ecuador está en medio de una tormenta de críticas. Sin embargo, los resultados de terceros le dejan todavía con posibilidades de avanzar. «Tenemos que ganar (…). Dios nos está dando una bonita oportunidad y vamos a tener que aprovecharla», dijo el delantero Enner Valencia. 

La prensa ecuatoriana afila los cuchillos por el bajo rendimiento del seleccionado tricolor en la Copa América, aunque Gómez apenas inicia una segunda etapa con Ecuador después de haber llevado a ese país a la primera Copa del Mundo de su historia: Corea del Sur y Japón-2002. Se empiezan a ventilar candidatos para sustituirle, entre ellos Jorge Célico, el técnico de la selección ecuatoriana que acaba de quedar en tercer lugar en el Mundial Sub-20 en Polonia. Ecuador tendrá una baja de mucho peso: su capitán, el central Gabriel Achilier, estará ausente tras recibir tarjeta roja frente a Chile.