A Santiago Montoya le dicen el ‘Mago’. Y con un toque de magia suyo, con un cabezazo certero, luego de conectar un centro de César Carrillo, Millonarios se ilusiona con volver a jugar una final de Liga después de año y medio.

Al minuto 15 del segundo tiempo, se registró la jugada que tiene al equipo de Jorge Luis Pinto al borde de la clasificación, gracias a su triunfo 1-0 frente al Deportivo Pasto, este sábado, en el estadio El Campín, frente a 25.159 espectadores, en su mayoría fanáticos azules.

Millonarios comenzó animado, dominando, a pesar de que los jugadores del Deportivo Pasto tenían a los de azul al borde de la asfixia, debido a una presión en toda la cancha. A los volantes de primera línea, Jhon Fredy Duque y César Carrillo, les aplicaron prácticamente una marca personal para tratar de ahogar la salida de los locales. 

Millonarios, conocedor de las virtudes defensivas del Deportivo Pasto, el equipo que menos goles había recibido en el semestre, le apostó a otra fórmula: intentó lanzar balones largos, a la espalda de los centrales del visitante, para tratar de hacer daño. Y así llegaron las primeras opciones de gol del equipo que dirige Jorge Luis Pinto.

De un pelotazo de esos, Fabián González Lasso puso a temblar el horizontal del arco norte. Con esa misma fórmula, Juan David Pérez quedó frente a frente con Neto Volpi, pero su remate cruzado saludó el poste y terminó cerca de los fotógrafos. Eso, porque cada vez que Millonarios intentó llegar con asociación de pases, se encontró con un muro, virtud total del equipo de Alexis García.

Además de esas opciones, ‘Millos’ tuvo un tercer acercamiento. En un cobro de costado, Mackálister Silva peinó el balón y, cuando llegaba el rematador a meterla al arco, Mairon Quiñones logró rechazar. El registro de opciones de gol del Pasto en esa etapa quedó en blanco en 45 minutos. García prescindió de una de sus cartas de ataque, Mariano Vázquez, y de un conocido de los hinchas azules, Henry Rojas, para buscar manejo con Juan Sebastián Villota y velocidad con Ray Vanegas. En defensa, todo perfecto. En ataque asignatura pendiente. 

En el segundo tiempo, Pinto mandó a la cancha a Santiago Montoya en vez de una gotado Christian Marrugo. Y no había tocado la pelota, seguro, cuando hizo la jugada que definió el partido: un cabezazo, tras un centro de César Carrillo, que dejó parado al portero Neto Volpi. 

Pasto, más por inercia que por orden, intentó meter a Millonarios en un arco. José Ortiz se perdió el empate increíblemente y luego probó con un remate de afuera, sin éxito. Fue uno de los pocos partidos en los que el portero Wuilker Faríñez no fue figura. ‘Millos’ se ilusiona: tiene 10 puntos, es líder y le lleva tres al Pasto y cuatro al América. El próximo fin de semana podría ser finalista, si se da una serie de resultados. Un truco del ‘Mago’ lo tiene soñando.