Cafú gozó de éxito y gloria en su época como futbolista profesional. Ganó dos mundiales y dos Copa América con Brasil, también una Champions League, un Mundial de Clubes y otros títulos con los distintos elencos en los que militó. Pero su presente es más complejo. El otrora lateral derecho vive un verdadero drama a causa de las deudas que lo aquejan.

A causa de las malas inversiones, la empresa de representación que fundó junto con su esposa vio afectado su patrimonio. La firma tiene deudas por préstamos que van desde 1,1 millones de dólares a 6 millones de la divisa estadounidense.

Por ello el Tribunal de Justicia de Sao Paulo embargó cinco propiedades del ex futbolista con el fin de comenzar a cubrir esas deudas.

«Es un problema particular mío. Puedo dar mis propiedades, mi coche, mi casa. Puedo dar todo para pagar las deudas», dijo Cafú en conversación con Folha de Sao Paulo.

Se espera que la deuda del jugador sea saldada con la reasignación de algunos de los 32 inmuebles que este posee, los cuales, según ese diario, fueron todos obtenidos durante su carrera como futbolista.