Gianni Savio, el director deportivo del Androni y viejo conocido del ciclismo venezolano, debe estar feliz. Uno de sus pupilos se impuso este jueves en el Giro de Italia, primera de las tres grandes carreras del ciclismo mundial.

En la jornada de este jueves los ciclistas locales fueron los protagonistas en la sexta etapa del Giro de Italia, con victoria para Fausto Masnada y Valerio Conti como nuevo líder de la clasificación general.

Masnada, del equipo Androni, y Conti, del UAE Emirates, llegaron casi juntos a San Giovanni Rotondo, meta de esta larga etapa de 238 kilómetros. Ambos consiguieron distanciar en la entrada en los últimos 30 kilómetros a sus 11 compañeros de una escapada que venía desde lejos.

«En la meta levanté los brazos al cielo, le dediqué la victoria a mi tío, que murió justo antes del Giro. Tuve tiempo de decirle adiós y le prometí ganar una etapa. Lo he hecho», explicó Masnada tras su victoria.

«Sabía que hoy la escapada podía llegar al final. Me fui en un primer intento, pero fuimos alcanzados. Lo hice una segunda vez y ya fue la buena», resumió.

El español José Joaquín Rojas finalizó tercero en la etapa, en cabeza de un trío de perseguidores, a 38 segundos.

El esloveno Primoz Roglic, que llevaba la ‘maglia rosa’ de líder de la general, se cayó en el inicio de la etapa junto a otros corredores (Rafal Majka e Ilnur Zakarin, principalmente). Con el pantalón desgarrado en la zona del glúteo derecho, Roglic pudo recuperar unos minutos más tarde su lugar en el pelotón.

Su equipo, el Jumbo, controló la escapada a distancia y no dejó que se fuera más de cinco minutos habitualmente, antes de dejarla ir en la parte final, lo que le permitió terminar con más de siete minutos.

Conti, de 26 años de edad, consiguió la primera ‘maglia rosa’ de su carrera. El ciclista romano, profesional desde 2014, disputa el Giro por cuarta vez y el año pasado finalizó 24. En la general, cuenta ahora con más de 5 minutos de ventaja sobre los favoritos para la victoria final.

No había un italiano al frente de la general del Giro desde Vincenzo Nibali en el final de la edición de 2016.

«¡Un día maravilloso! ¡Una emoción única, fantástica!», dijo Conti. “Una cosa es soñarlo y otra vivirlo”.