Vera Clemente siempre estaba dispuesta a ayudar

Era el 18 de septiembre en Pittsburgh, el Día de Roberto Clemente en su ciudad adoptiva, y Vera Clemente continuaba con el legado de su familia.

Rodeada de jugadores y entrenadores de los Piratas, dirigió un viaje caritativo al Allegheny Immediate Unit Latino Family Center. El grupo sirvió almuerzo adentro y jugó beisbol afuera y Vera visitó a los niños y sus familias, reportó Lasmayores.com.

Un ejemplo que marcó diferencias

Hasta el final, Vera fue el mejor ejemplo de las famosas palabras de su marido del Salón de la Fama: «Cada vez que tienes la oportunidad de marcar una diferencia en este mundo y no lo haces, estás perdiendo el tiempo en la Tierra».

Vera Clemente no perdió el tiempo que le dieron. Falleció el sábado, a la edad de 78 años, luego de ser hospitalizada en San Juan, Puerto Rico. Los Piratas anunciaron el 1 de noviembre que estaba «en buena salud» y que había sido hospitalizada, compartiendo la solicitud de privacidad de la familia.

En representación de los Piratas

Vera se desempeñó como presidenta de la Fundación Roberto Clemente y representó con gracia a los Piratas y a las Grandes Ligas como Embajadora de Buena Voluntad.

Le sobreviven tres hijos: Roberto Jr., Luis Roberto y Roberto Enrique. Ella extendió activamente el legado filantrópico de su difunto esposo mucho después de la trágica muerte de Clemente el 31 de diciembre de 1972.

Vera conoció a quien sería su futuro esposo en una farmacia en Puerto Rico después de la temporada de 1963, y se casaron el 14 de noviembre de 1964.

Juntos formaron una familia que creció juntos desde su Puerto Rico natal hasta el suroeste de Pensilvania. Clemente formó un vínculo permanente con la ciudad de Pittsburgh, y Vera se aseguró de que nunca se rompiera.

Hoy, el puente que lleva del centro de Pittsburgh al estadio de beisbol de los Piratas en la costa norte del río Allegheny lleva el nombre de Clemente.