Estudiantes de Mérida se impuso este domingo al favorito Mineros de Guayana en la definición por penaltis tras la igualdad sin goles en los noventa minutos reglamentarios, y se alzó con el título del Torneo Apertura de Venezuela, que otorga un cupo a la fase de grupos de la Copa Libertadores de 2020.

Con este triunfo, el Estudiantes, uno de los equipos históricos de Venezuela, rompió una sequía de 18 años sin ganar un título de campeonato.

En ambos títulos lució el argentino Martín Brignani: hace 18 años como jugador, y hoy como entrenador.

El guardameta Alejandro Araque se erigió como el héroe del equipo «Académico» al detener los disparos desde los doce pasos de Richard Blanco, José Marrufo y Miguel Camargo.

En tanto que Nelson Hernández cobró muy alto y erró su tiro, dejando el casillero del cuadro local sin dianas.

Por Estudiantes transformaron en gol sus cobros Cristian Flores y José Manríquez, este último al estilo «Panenka», sentenciando el 0-2 definitivo en la tanda.

«Estoy contento porque esto es merecido», dijo Araque al final del choque, y reveló que estudió la última tanda de penaltis que disputó el Mineros.

«Esto es trabajo de día a día, es la constancia, eso es mentira que los penaltis son una lotería», añadió emocionado el portero de 23 años, que también dejó su arco en cero en el partido de ida de la final.

Aunque salió con las manos vacías, el Mineros marcó el ritmo casi todo el partido, con las constantes incursiones por las bandas de José Granados y Charlis Ortiz, y los tiros de media distancia de Michael Covea y Richard Blanco.

Pero la visita se encomendó al portero Araque, que rubricó quizás la mejor noche de su carrera, y detuvo hasta 4 ocasiones de peligro solo en la primera mitad.

En ese periodo, Mineros también vio cómo dos disparos se estrellaron en los postes del arco que defendía Araque, y en el complemento, que también dominó, atestiguó cómo otro zapatazo daba en el larguero de la visita.

La mayor jugada de peligro de Estudiantes culminó con el gol del atacante mexicano Luz Rodríguez, pero el árbitro lo anuló por fuera de juego.

Ahora, Estudiantes no solo es el primer clasificado de Venezuela a la Copa Libertadores de 2020, sino que también obtuvo un billete a la final absoluta del balompié del país, donde se verá las caras con el equipo que resulte ganador del venidero Torneo Clausura.