AFP

El italiano Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP19) le volvió a negar la victoria al español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) en el Gran Premio de Austria que se disputó en el circuito Red Bull Ring de Spielberg, que se decidió en la última curva de la última vuelta.

El francés Fabio «el Diablo» Quartararo (Yamaha YZR M 1) consiguió la tercera posición y asciende dos puestos en la clasificación provisional del mundial, de la novena a la séptima.

Márquez afrontó la última vuelta como líder de la carrera e intentando cerrar todos los huecos a su rival, pero este le tenía preparada una sorpresa, prácticamente en la última curva, en donde se metió por el interior y apurando al máximo el trazado para «robarle» la victoria en los últimos metros.

El español intentó mantener su hegemonía del fin de semana desde el mismo momento en que se apagó el semáforo; sin embargo, a final de recta ya tenía a su lado al italiano Dovizioso con el que mantuvo un enfrentamiento durante varias curvas, hasta que ambos se colaron y fueron superados por varios de sus rivales, entre ellos Quartararo (Yamaha YZR M 1).

Quartararo consiguió unos metros de ventaja en esa primera vuelta, mientras que rápidamente Dovizioso  llegó otra vez hasta la segunda posición, a la par que el de Repsol Honda, que no quería cometer errores, se quedó tras la estela del australiano Jack Miller. Entonces, la carrera perdía dos protagonistas, el británico Cal Crutchlow (Yamaha YZR M 1) por caída y el español Pol Espargaró (KTM RC 16) por problemas técnicos.

El equilibrio de fuerzas entre Márquez y Dovizioso fue la nota más destacada prácticamente hasta las vueltas finales, si bien en la decimonovena el italiano tomó la iniciativa e intentó sorprender a su rival recuperando el liderato de la carrera, pero Márquez comenzó su marcaje personal a la espera de ver en dónde podía volver a superar a su contrincante.