Eurocopa pandemia
Foto Archivo

Después de 5 años de espera, el viernes comienza la Eurocopa de fútbol más acrobática de la historia, dispersada entre 11 países y patas arriba por la crisis de la pandemia, para escoger entre 24 selecciones a la sucesora de Portugal.

A la emoción del pitido inicial del Italia-Turquía el viernes en el Estadio Olímpico de Roma se añadirá una sensación de alivio mezclada con algo de preocupación: la 16 edición de la Eurocopa. El evento que termina el 11 de julio en Londres, se ha salvado por poco y todavía tiene que mantener a raya al covid-19.

Roja paralela

Antes incluso del comienzo del torneo, Países Bajos perdió a su arquero, Jasper Cillessen, quien dio positivo y quedó fuera de la convocatoria. Mientras España y Suecia cuentan con dos jugadores contagiados cada una antes de enfrentarse el próximo lunes.

Ante el riesgo de una escalada de contagios, la Roja ha hecho que 11 nuevos reservas entren en una burbuja sanitaria, además de los 6 que ya llamaron el lunes. Se formó, así, una convocatoria paralela preparada para sustituir eventuales bajas.

La UEFA, que ya se enfrentó durante la Liga de Naciones a la aparición de equipos afectados por el covid, anticipó el problema autorizando esas sustituciones hasta el primer partido. Además, permitió  la convocatoria de 26 futbolistas, en lugar de los 23 habituales.

La reserva de talento de cada país podría por tanto desempeñar un papel importante en este primer gran torneo internacional desde el Mundial-2018.

Una Francia que sueña con repetir el doblete Mundial-Eurocopa ocurrido en 1998-2000, Bélgica y su generación dorada, la joven guardia inglesa, una Italia reconstruida… Todos quieren acabar con el reinado continental de Portugal en medio de la pandemia.

Consignas diferentes

Habitualmente animada en bares y estadios, la Eurocopa tomará este año una cara más austera por causa de la pandemia. Lo hará como los Juegos Olímpicos que se inaugurarán poco después en Tokio (23 de julio-8 agosto). Incluso la UEFA asegura que será segura y festiva.

«Cada lugar, cada ciudad, cada país ha definido su fórmula para limitar los riegos. Tejieron una compleja red de medidas”, explica a la AFP Daniel Koch, consejero sanitario de la UEFA.

Jugadores, cuerpos técnicos, trabajadores, medios de comunicación saltarán de burbuja en burbuja cruzando fronteras. Los espectadores tendrán que examinar con atención las condiciones de entrada de cada país, someterse a eventuales cuarentenas y disponer de test o de pasaportes de vacunación para entrar en los estadios.

En cuanto al gran público, tendente a aglomerarse si el camino de su equipo es exitoso, tendrá que vérselas con políticas locales muy diferentes. Desde las decenas de miles de personas esperadas en las fan-zones rusas y ucranianas a la negativa de Múnich, Sevilla o Bruselas de habilitar esos espacios.

 Bilbao fuera, Sevilla dentro

Soñada por Michel Platini cuando presidía la UEFA, esta edición de la Eurocopa ha sido desde su origen un desafío logístico por la pandemia, moviendo equipos, medios de comunicación y espectadores de Londres a Bakú.

Pero el covid-19 la ha terminado de convertir en un rompecabezas sanitario, obligando al aplazamiento del torneo por un año. Luego sacudió su preparación, hasta el punto de que el 23 de abril fue cuando se conocieron definitivamente las 11 ciudades sede.

Bilbao y Dublín se descartaron, Sevilla entró en el calendario y Londres y San Petersburgo han recibido más partidos, Mientras la UEFA ha obtenido la promesa de que cada partido contaría con espectadores en las gradas.

Los estadios recuperarán la alegría que tanto les ha faltado en el último año, aunque los límites de aforo variarán. Solo Budapest va a permitir 100% de espectadores, mientras que Múnich promete un aforo a 22% de su capacidad máxima y las otras ciudades oscilan entre 25% y 50%.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo