El piloto español Carlos Sainz (Mini) no pudo con el surafricano Giniel de Villiers (Toyota Hilux), que finalmente se impuso como ganador absoluto del Rally de Marruecos.

En esta prueba la sorpresa la dio el abandono, esta misma mañana, del catarí Nasser Al-Attiyah, que empezó la carrera como gran favorito.

Sainz necesitaba recortar los más de cuatro minutos que le aventajaba el surafricano, pero este último supo conservar la ventaja en todos los puntos de control, sin que Sainz pudiera hacerle sombra en ningún momento de la etapa.

Al final, De Villiers sacó más de 13 minutos al español.

Curiosamente, Sainz ha ganado más etapas (dos, la tercera y la cuarta) que De Villiers, pero en el acumulado, el surafricano ha resultado ser más regular.