A las 5:30 am la ciudad estaba más oscura que de costumbre. A esa hora un corredor, con su número colocado en la franela, esperaba que subieran la santamaría del Metro en Los Dos Caminos para intentar llegar a tiempo a la salida de la II edición del Maratón Caracas 42K que estaba fijada para las 6:00 am desde el parque Los Caobos.

“No voy a llegar a tiempo”, le dijo el atleta a una señora que instalaba una venta de café y cigarros a la entrada del subterráneo. A las 5:40 am apareció un funcionario y abrió el acceso. La cara del joven era un poema. “No llegaré”, pensaba. Eso mismo tenía en mente un grueso grupo de deportistas que decidió correr desde la estación Bellas Artes hasta el punto de partida de la prueba, cerca de la avenida Bolívar.

La Fuente Venezuela, un conjunto escultórico del artista Ernest Maragall i Noble y que está en medio de parque, se encontraba totalmente seca, no se sabe si afectada por la falta de agua que azota a los caraqueños. Unos metros más allá, un grupo de corredores daba sus primeros pasos en una ruta sobre 42 kilómetros 195 metros que también  fue válida para el campeonato nacional de la larga distancia. Allí estaban 1.000 de los 1.500 corredores que esperaba la organización.

El keniano por los papeles. Erick Ronouck se vino a Venezuela hace 10 años. Tiene 37 años de edad y nació en El Dore. Se entrena en el estado Trujillo y quiere nacionalizarse para competir con la selección de Venezuela.

El africano se fue hasta la punta con los atletas élite y en el kilómetro 21, cuando trascurría la primera parte del trazado, decidió atacar en firme. “Allí me despegué del resto de los competidores y logré tomar una ventaja considerable para llegar cómodo a la meta con un tiempo 2 horas 29 minutos y 8 segundos”, dijo. Lo escoltaron Oscar Alastre (2h 34m 1s) y Ramón Rivero (2h 34m 1s).

José Roberto Romero, conocido como “el Caminante por la Paz” y quien es el entrenador del africano, indicó que al corredor solo le falta una firma del Saime para lograr la nacionalización. “Nosotros no vinimos a esta prueba por la remuneración en metálico. Necesitamos que el ministro Pedro Infante nos ayude con la firma. Ronouk se entrena en las montañas de Trujillo y en El Paipa, en Colombia. En esta carrera ha podido hacer un mejor tiempo, pero no tuvo quien lo presionara. Por eso ganó con más de cinco minutos de ventaja. Él quiere representar a Venezuela en los Juegos Panamericanos de Lima de este año”.

Debut soñado. Yaritza Saavedra debutaba en pruebas de largo aliento y lo hizo por la puerta grande. Con un tiempo de 2horas 51minutos y 18segundos, la trujillana, nacida en Sabana de Mendoza, logró la primera posición en el renglón femenino.

“Sabía que tenía que bajar de 4:10 después del kilómetro 12 y lo logré”, señaló la joven andina que tuvo como compañera de expedición a su prima Dolores Pérez, quien terminó en la tercera casilla con 3h 09m 58s. En el segundo lugar se colocó Alina Stankevich, quien dijo que fue una grata sorpresa llegar al podio debido a que no tuvo una preparación adecuada.

En silla de ruedas el triunfador fue Jesús Aguilar. Sin embargo, una protesta al final de la carrera lo sacó del primer lugar. “No es posible que los atletas en silla de ruedas tengamos una premiación de 200.000 bolívares al ganador, 150.000 al segundo y 100.000 al tercero; mientras que a los de élite le otorgan 1.000.000 de bolívares. Sé que eso no es mucho dinero, pero hay que hablar claro. Marcos Oviedo anunció que me van a sancionar, pero no le paro a eso. Nadie tiene que quitarle a uno sus sueños”, puntualizó.

Oviedo, vicepresidente de la Federación Venezolana de Atletismo, dijo al final de la contienda que el ministro Infante donó un dinero para aumentar la premiación. “Las remuneraciones, para todas las categorías, tendrán un aumento de 30%”, informó el federativo. Sin embargo, Aguilar quedó fuera de carrera y en su lugar entró Cirilo Sánchez Becerra, del Distrito Capital.