Phil Regan, el relevista predilecto de Sandy Koufax en la década de los 60, antiguo manager de los Orioles de Baltimore en las Grandes Ligas y de seis equipos distintos en la LVBP, salió de su retiro en el norte para regresar este jueves a la MLB, nombrado como coach de pitcheo de los Mets de Nueva York, a sus 82 años de edad.

El Buitre fue el centro de un inesperado anuncio de los metropolitanos, que renovaron parcialmente su cuerpo técnico, informaron MLB Network, el diario New York Post y otros medios de comunicación.

La decepcionante campaña de los neoyorquinos resultó en el despido de Dave Eiland y Chuck Hernández. Regan asumió el puesto de instructor de lanzadores que tenía Eiland y el puertorriqueño Ricky Bones, ex integrante de los Leones del Caracas, tomó el de coach de bullpen que ejercía Hernández.

La noticia estalló como fuegos de artificio en las Mayores, por la fama bien ganada del antiguo serpentinero, cuyo apodo le fue dado por Koufax, cuando ambos compartían con los Dodgers de Los Ángeles. El zurdo, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, decía sarcásticamente que él hacía el trabajo en largas aperturas y aquel se llevaba las victorias con apenas uno o dos innings de auxilio.

Regan fue coach de pitcheo de Marineros de Seattle, Cachorros de Chicago e Indios de Cleveland durante distintos períodos entre 1984 y 1999. En 1995 fue piloto de los oropéndolas, con marca de 71-73.

Su fama en el Caribe es comparable con su dilatada trayectoria en el beisbol organizado, en el que también tuvo varios cargos en las Menores, hasta que en 2015 anunció su retiro como instructor de lanzadores en la sucursal de los Mets en Clase A avanzada.

Estuvo al frente de los Leones del Escogido por dos campeonatos, entre 1987 y 1989, y en otras dos oportunidades manejó a los Azucareros del Este, en los torneos 1985-86 y 1995-96. Ganó la Serie del Caribe de 1988 con los melenudos.

En 1989 saltó de República Dominicana a Venezuela, donde estaría durante dos décadas, hasta 2009. En la LVBP dirigió a los Leones del Caracas, Navegantes del Magallanes, Cardenales de Lara, Pastora de Los Llanos, Bravos de Margarita y Tiburones de La Guaira. Fue campeón con los felinos y con los turcos.

Sorprendió en noviembre al abandonar su papel de espectador y aceptar un cargo como miembro interino en el cuerpo técnico de los Toros del Este, en Quisqueya.

Vinculado a los Mets desde 2009, de vez en cuando se dejaba ver en los campos de entrenamiento de Port St. Lucie, durante el Spring Training, incluso después de hacerse a un lado. Ahora regresa, nada menos que a la Gran Manzana, esperando ser parte de la solución a los problemas que sufren en Nueva York.