El receptor venezolano Oscar Hernández fue enviado este lunes de regreso a las Ligas Menores por los Medias Rojas de Boston y se convirtió en el tercer pelotero criollo qué es subido y nuevamente bajado en esta temporada sin llegar a jugar arriba.

Hernández estuvo en la gran carpa durante tres días, entre viernes y domingo, ocupando el lugar que su compatriota Sandy León tenía en el roster activo de los bostonianos.

León se ausentó el fin de semana por motivos familiares. Estaba en la lista de paternidad y este lunes fue reactivado por su club.

Hernández estuvo en la banca como suplente del puertorriqueño Christian Vázquez, pero el boricua disputó todos los innings detrás del plato desde la llegada del nativo de Punto Fijo.

El falconiano no era llamado a la gran carpa desde 2016, cuando pertenecía a los Diamondbacks de Arizona.

Es la tercera vez en esta campaña que un miembro de la expedición nacional es llevado a las Grandes Ligas y devuelto a las Menores sin jugar. También le pasó al infielder Thairo Estrada y al lanzador Eliéser Hernández, aunque Estrada fue subido posteriormente y ha visto mucha acción en las últimas semana con los Yanquis de Nueva York.