El slugger venezolano Miguel Cabrera comenzó a cumplir con un programa de fisioterapia de seis semanas con el que espera recuperarse de la lesión que le afectó en 2017 y le llevó a tener los números más bajos en su carrera en las Grandes Ligas.

Cabrera es víctima del dolor causado por dos hernias discales en la parte baja de la espalda, un problema que le afecta desde los entrenamientos de primavera y que no fue detectado hasta septiembre, cuando su pobre desempeño estadístico estaba definido.

Un reporte publicado en el sitio MLB.com señaló que el nativo de Maracay comenzó a trabajar para fortalecer los músculos que rodean la espina dorsal y la zona inferior del tronco.

El aragüeño, de acuerdo con el informe, sigue rehusándose a recibir inyecciones epidurales para reducir las molestias, bajo la premisa de que enmascarar el dolor no es superar el problema.

El programa especial de acondicionamiento que sigue el toletero derecho se extenderá hasta diciembre.

Lindsay Berra, columnista de MLB.com, señaló que 95 por ciento de los bigleaguers que han sufrido este inconveniente han regresado a la acción en su anterior nivel, incluyendo a aquellos que han decidido hacerlo sin someterse al bisturí.

“Tenemos que aprender de esto”, dijo Cabrera. “Esta temporada ha sido una pesadilla. Pero tengo que sentarme y pensar en eso y aprender. Ver lo que hago mal y lo que puedo hacer mejor, para tener una mejor temporada el próximo año”.