El Ministerio Público identificó este lunes a Alberto Miguel Rodríguez Mota, quien se encuentra prófugo, como la persona que presuntamente pagó por el ataque con arma de fuego contra el ex pelotero de Grandes Ligas, David Ortiz, el 9 de junio en un bar de la zona oriental de Santo Domingo, República Dominicana.

Así figura en el expediente de solicitud de medida de coerción contra uno de los implicados, Gabriel Alexander Pérez Vizcaíno (alias Hueso o Johan), en el que la Fiscalía de Santo Domingo Este pide un año de prisión preventiva y la declaración de caso complejo, documento al que tuvo acceso Efe.

El texto indica que Pérez Vizcaíno fue la persona que usó a José Eduardo Ciprián (alias Chuky), preso en una cárcel del país, para poner al grupo de sicarios en contacto con Rodríguez Mota, «persona que pagaría por la operación de sicariato, con quien discute el plan y los detalles del mismo».

Esa conversación se habría dado el domingo antes de cometerse el atentado criminal; es decir, una semana antes del hecho en el que, además de Ortiz, resultó herido el comunicador Jhoel Pérez.

A su vez, es la persona que recibe en su celular, el día del suceso, una foto del «objetivo»; dicha foto se envió desde la cárcel. Quien la mandó fue Ciprián, «su socio en el mundo del crimen», después de que el imputado Pérez Vizcaíno se reuniera minutos antes con el grupo criminal en una estación de combustibles de la avenida Venezuela para mostrarles una fotografía de la persona «a la que tenían que liquidar».

El sujeto se montó con ellos en el vehículo que conducía Luis Alfredo Rivas Clase (alias el Cirujano), quien se encuentra igualmente prófugo. En el mismo vehículo viajaba la venezolana María Fernanda Villasmil Manzanilla, que, a su vez, huye de la justicia. Villasmil Manzanilla formaba parte del grupo criminal.

En el expediente, el Ministerio Público expone una serie de pruebas testimoniales y físicas, y solicita prisión preventiva contra Pérez Vizcaíno por un año «debido a la gravedad del caso y a la peligrosidad del imputado».

Pérez Vizcaíno es el décimo arrestado de los implicados en el ataque. 

La semana pasada fue enviado a prisión preventiva Rolfi Ferreyra Cruz, quien, de acuerdo con las autoridades, admitió haber disparado por la espalda y a quemarropa contra Ortiz.

El ex jugador fue operado en la capital dominicana y luego lo trasladaron a Boston, donde también fue sometido a una intervención quirúrgica.

Ciprián (Chuki) y Carlos Rafael Álvarez (alias Carlos Nike), señalados como los organizadores del ataque, cumplen prisión en una cárcel del sur del país por varios delitos.

Entre los implicados están Eddy Blamidir Félix García, Porfirio Allende Deschamps Vásquez, Joel Rodríguez (alias Calamardo), Reynaldo Rodríguez Valenzuela (alias el Chino), Oliver Moisés Mirabal Acosta y su esposa Lanny Estefani Pérez Reyes.

Las autoridades persiguen, a su vez, a Luis Alfredo Rivas Clase, apodado el Cirujano, a Marcos Díaz, y a la venezolana Villasmil Manzanilla.

La bala que hirió a Ortiz le salió por el abdomen y causó heridas en una pierna al comunicador Jhoel López, quien compartía con el ex jugador en el municipio de Santo Domingo Este, contiguo a la capital dominicana.

El ataque a Ortiz ha causado conmoción en el país y en Estados Unidos, dada la gran popularidad del ex toletero de los Medias Rojas de Boston, quien se retiró como jugador activo al terminar la temporada de las Grandes Ligas de 2016.

La operación que se le practicó en Santo Domingo requirió la extirpación de parte de los intestinos grueso y delgado, del colon, del hígado y de la vesícula, informaron los médicos.

Cortesía Diario de Las Américas