El utility venezolano Harold Castro está imparable con el madero, juega a diario a pesar de no tener posición y coquetea con los .400 puntos de average desde que comenzó julio, cuando ha sido uno de los criollos con mejor desempeño ofensivo en las Grandes Ligas.

Castro no tiene posición fija. De hecho, jugaba poco con los Tigres de Detroit. Pero se soltó a batear en junio y mantiene pisado el acelerador, mientras se rota entre el cuadro y el outfield.

El novato nacido en Caracas amaneció este viernes con promedios de .400/.396/.622 en sus 11 encuentros de julio, con tres dobles, dos triples y un cuadrangular. Tiene 10 empujadas en ese lapso y 1.018 de OPS.

Eso lo ha hecho Castro a pesar de la distracción de ir como nómada de una esquina a otra del diamante. En esos 11 cotejos estuvo en el right, el center, el left y también en primera, segunda y el short. Únicamente le faltó ir a la tercera base, la receptoría y lanzar, aunque también ha defendido la antesala y ha sido bateador designado en este campeonato.

El jueves descargó su segundo vuelacercas, un tablazo por el jardín central que recorrió 400 pies.

Castro batea para 317/.331/.452 en lo que va de zafra y últimamente ha sido alineado como segundo bate por el manager Ron Gardenhire.

Ignacio Serrano