La victoria de Trotamundos de Carabobo el pasado fin de semana en la Copa LPB es solo la punta del iceberg en el proceso de fortalecimiento y reimpulso del baloncesto profesional y a nivel de selecciones en Venezuela, que empezó este año con el debut de la Serie A.

Los compromisos internacionales de la selección como los Juegos Panamericanos Lima 2019 y el Mundial de China hicieron posible la cohesión de los actores de la disciplina en el país para tener actividad continua.

“Esto ha servido de mucho para activar el baloncesto, para ver a todos esos atletas, que pueden ser llamados por el seleccionador nacional Fernando Duró, es ganancia para todas y todos”, afirmó el ministro de la Juventud y el Deporte, Pedro Infante Aparicio.

Estos dos torneos, que contaron con el apoyo irrestricto del Ministerio de la Juventud y el Deporte y de la Federación Venezolana de Baloncesto no solo aplicó para la modalidad 5×5, sino que también sirvió para promover el 3×3 en lo que respecta a clubes y su crecimiento como modalidad organizada en todo territorio nacional.

“La principal tarea es unir a la familia del baloncesto en un solo plan y es garantizar su práctica tanto en las bases como en el femenino (…) Una de las ideas en discusión es la expansión de la LPB a más equipos para que este deporte siga creciendo”, añadió el presidente del Instituto Nacional de Deportes.

“El baloncesto necesita todo nuestro apoyo y el compromiso de todos. Felicitaciones a la federación, a los equipos, a la liga y a los medios por el trabajo realizado”, concluyó Infante.