La saga del fichaje del ala-pívot Marcus Morris por los Spurs de San Antonio acabó con la retirada por parte del equipo texano de la oferta por dos años que le habían hecho y se decidieron por el joven canadiense Trey Lyles.

Morris había cambiado de opinión sobre la oferta de dos años y 20 millones de dólares de los Spurs después de que los Knicks de Nueva York le hicieron otra nueva por una temporada y 15 millones de dólares.

Los Knicks llevan seis temporadas consecutivas sin estar en la competición de los playoffs, pero este verano, en el mercado de los agentes libres, antes de conseguir a Marcus Morris también lograron a los ala-pívots Julius Randle, Bobby Portis y Taj Gibson.

Al quedarse sin la opción de Morris, los Spurs se decidieron por el joven Lyles, de 23 años, que aunque fue seleccionado por los Jazz de Utah con el número 12 en el sorteo universitario del 2012 todavía no ha podido desarrollar su mejor potencial.

La oportunidad la tendrá con el legendario entrenador Gregg Popovich, de los Spurs, quien conoce bien a Lyles por haber estado desde que llegó a la NBA en la Conferencia Oeste.

Lyles, que recibió un contrato por dos temporadas, las dos últimas las jugó con los Nuggets, y en la del 2018-19, logró promedios de 8,5 puntos y 3,8 rebotes.