A pesar de los tropiezos, Guaros de Lara logró el objetivo de clasificarse a la final de la Liga Sudamericana, el titulo que le falta exhibir en su vitrina. Los crepusculares cerraron invictos su paso por las semifinales del torneo, en el Domo Bolivariano de Barquisimeto, pero no se mostró dominante.

El primer duelo de esta fase fue particularmente complicado para Guaros, que apenas logró ventaja de dos puntos el martes sobre el equipo colombiano Cimarrones de Chocó. El miércoles venció 80 a 67 al Aguada de Uruguay.

El pase a su primera final de la Liga Sudamericana lo consiguió en tiempo extra contra Quilmes de Mar del Plata el jueves, un choque en el que llegó a estar 10 puntos abajo en el marcador.

“Fue un partido duro. Todavía no estamos jugando bien, pero mostramos carácter”, admitió el coach de Guaros, Fernando Duró, en un boletín de prensa del club. “Podemos y vamos a mejorar para la final”.

“No varió nuestro juego ofensivo, hay que seguir mejorando para lo que viene”, agregó el técnico argentino. “Estoy orgulloso porque esta gerencia apuesta al trabajo durante 12 meses, hoy representamos al país completo y estamos felices por ello”.

Guaros tiene foja de 6-0 este año en la Liga. Concordia logró la clasificación a la final el 9 de noviembre en el cuadrangular jugado en Río de Janeiro junto a Pinheiros de Sao Pablo, Olimpia de Paraguay y Flamengo.

Los larenses ganaron el derecho de comenzar como locales la final del campeonato, que se disputará al mejor de cinco encuentros. Recibirán al club argentino Estudiantes Concordia el 6 y 7 de diciembre y viajarán a Argentina el 13 y 14. De ser necesario, la serie por la Copa Horacio Muratore regresará a Barquisimeto el 20 de diciembre.