La australiana Ashleigh Barty, número uno del mundo de la WTA, ganó el premio Jugadora WTA del año, al obtener 82% de los votos de los medios.

En esta temporada la australiana, campeona de Roland Garros, también ganó el torneo de Miami, y alcanzó el primer puesto en la clasificación. Después alzó el trofeo en las Finales WTA disputadas en Shenzhen (China) cuando derrotó a la ucraniana Elina Svitolina, por 6-4, 6-3 en la final.

Barty, con más victorias en el circuito

Barty terminó el año con más victorias que cualquier otra jugadora en el circuito (56) y perdió solo 12 veces. Además, tuvo éxito en todas las superficies, terminando en el Top 10 del Tour por victorias en pista dura, tierra batida y hierba durante 2019, y ganando torneos en cada una.

Sus estadísticas en la pista respaldan el año estelar que disfrutó cuando terminó en tercer lugar en el recuento de «aces’, registró el tercer mejor porcentaje de puntos con el primer servicio y los mejores números en este sentido con el segundo saque.

Barty se impuso en las votaciones a la canadiense Bianca Andreescu, campeona del US Open, la rumana Simona Halep, ganadora en Wimbledon, y la japonesa Naomi Osaka, triunfadora en el Abierto de Australia, así como a la ex número uno del mundo, la checa Karolina Pliskova.