La edición 104 de las 500 Millas de Indianápolis, que se disputaría inicialmente el 24 de mayo con la presencia por tercera vez en su carrera del español Fernando Alonso, fue aplazada.

La prueba se correrá el domingo 23 de agosto por la pandemia de coronavirus, informan la Indycar y el Indianápolis Motor Speedway, IMS.

«En mayo en el Indianápolis Motor Speedway es mi época favorita del año, y como nuestros fans, estoy decepcionado», afirma Roger Penske, propietario del circuito, en una nota de prensa.

«Sin embargo, la salud y la seguridad de nuestros participantes y espectadores de la prueba es nuestra máxima prioridad», dice. «Creemos que posponerla es la decisión más responsable con las condiciones y restricciones que afrontamos».

Las prácticas de las 500 Millas comienzan el 12 de agosto

La acción comenzará con sesiones de prácticas el miércoles 12 y el jueves 13 de agosto, seguido por el Fastv Friday el día 14.

Sesiones de clasificación serán el sábado 15 y el domingo 16. La práctica final de la Indy 500 será viernes 21 de agosto como parte del día del Miller Lite Carb, seguido de la reunión pública de pilotos.

La sesión de autógrafos será el sábado 22 de agosto como parte del Día de las Leyendas.

Fernando Alonso, dos veces campeón mundial de Fórmula 1 y una vez de Resistencia, WEC, disputará por tercera vez las 500 Millas de Indianápolis.

Esta vez el español estará con el equipo Arrow McLaren SP y con un coche propulsado por un motor Chevrolet, en busca de la ansiada Triple Corona.

Los circuitos que integran la Triple Corona son el Gran Premio de Mónaco de F1 (que ganó en 2006 y 2007), las 24 Horas de Le Mans (que se anotó asimismo dos veces, en la Supertemporada 2018-19 del WEC) y las 500 Millas.

Alonso compitió por primera vez en las 500 Millas en 2017

Fernando Alonso compitió por primera vez en 2017 en la Indy 500, con un McLaren-Honda-Andretti y llegó a liderar durante unas cuantas vueltas la prueba, pero tuvo que abandonar por avería a 21 vueltas del final, cuando era séptimo.

En 2019 volvió a intentarlo, de nuevo con McLaren Racing, pero no pudo clasificarse para la carrera.

La prueba que estaba programada para el 24 de mayo no se correrá por primera vez en el fin de semana del Memorial Day desde 1946.

Indianapolis 500 comenzó a correrse en 1911, pero no se disputó en 1917, 1918 y de 1941 a 1945 debido a las guerras mundiales.

Tony Hulman compró el circuito abandonado después de la Segunda Guerra Mundial y la carrera de las 500 Millas de Indianápolis regresó el fin de semana del Memorial Day de 1946. Desde entonces ha sido programado para ese fin de semana.

Aunque el clima interrumpió otras competencias, la prestigiosa carrera nunca había sido reprogramada hasta este jueves, cuando los organizadores dieron a conocer la decisión.

La prueba ha sido considera inevitable, pero aun así tuvo que ser difícil para el dueño Roger Penske, quien completó la compra de Indianapolis Motor Speedway e IndyCar en enero.

Ha invertido millones en mejoras de capital con el fin de preparar el lugar histórico para lo que serán sus primeras 500 Millas como propietario.

La temporada comenzaba el 15 de mayo

Penske había estado esperando ansiosamente el inicio del 15 de mayo para la temporada de IndyCar.

Sin embargo, se vio obligado a suspender la serie 48 horas antes del comienzo programado, cuando el coronavirus fue declarado pandemia.

Inicialmente, se descartaron cuatro carreras:

No se reprogramarán los eventos de circuito urbano en las zonas bajas de San Petersburgo (Florida) y Long Beach (California), e IndyCar dijo que reanudaría las carreras el 9 de mayo en el circuito de Indianápolis.

Esa competencia se realizará el 4 de julio, un día antes de las carreras de NASCAR en The Brickyard.