La liga venezolana de béisbol trabaja para levantar veto de la MLB
Foto: LVBP

La Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) está en una diatriba. O se olvida del financiamiento de PDVSA y busca otro patrocinio, o pierde a los jugadores de MLB.

Luego de un largo silencio y de un suspenso como de película de terror, se confirmó lo que desde enero era un secreto a voces. Las autoridades de la MLB emitieron un comunicado, en el que informan que los jugadores pertenecientes a una organización de Grandes Ligas no podrán participar en la LVBP.

El primer contacto que El Nacional tuvo con Juan José Ávila, presidente de la LVBP, fue hace tres meses. En esa ocasión habló sobre una posible prohibición de la MLB.

“Hasta ahora la MLB no nos ha informado de nada y todo continua según lo planeado. Ese rumor lo creó un periodista en Twitter”, comentó el presidente.

Sin embargo, el tiempo le dio la razón al periodista. El comunicado que emitió la oficina de las Grandes Ligas fue claro.

Las Grandes Ligas han estado en contacto con agencias importantes del gobierno, en relación a la Orden Ejecutiva emitida por el presidente Donald Trump  sobre Venezuela. MLB se adherirá completamente a las políticas de nuestro gobierno”.

“Con respecto a la LVBP, se suspenderá todo envolvimiento con ellos hasta que reciba la notificación de las agencias correspondientes de que la participación de nuestros jugadores afiliados a MLB sea consistente con la Orden Ejecutiva”, así terminó el comunicado de la MLB.

Este viernes se intentó establecer comunicación con los gerentes de los equipos de la LVBP y ninguno quiso emitir una opinión. Solo hubo un comentario de un integrante de una de las organizaciones, que bajo condición de anonimato habló sobre la orden que recibieron los equipos.

 “La directiva de la liga nos comentó que no podemos emitir ningún comentario con respecto a este tema, por eso decidimos mantenernos neutrales”, dijo.

 

¿Qué le depara a la LVBP de no contar con los jugadores de MLB?

La LVBP durante años ha sido una de las mejores ligas de invierno del Caribe. Está entre las tres mejores y para muchos es la número uno.

Ahora, sin la participación de los jugadores que pertenecen a equipos de las Grandes Ligas, la liga venezolana podría ir como un paracaidista saltando del avión sin su morral.

Las preguntas no paran, ¿Eliminarán el campeonato? ¿Será cómo la Liga Nacional Bolivariana? ¿Se jugará con solamente jugadores de Ligas Independientes?…

Por la posición firme de la LVBP y la respuesta de los gerentes, hasta el momento el campeonato 2019-20 se mantiene intacto, con su fecha inicial y final.

Pero la clave de la ecuación está en los jugadores, que en situaciones anteriores han mostrado su descontento por el sueldo y las condiciones en que viajan.

A través de los años, el número de mayoristas que hacen vida en esta liga invernal ha disminuido proporcionalmente. La pasada campaña fue uno de los picos más altos en los últimos 9 o 10 años.

Con una participación de más de 15 peloteros grandesliga se inició la zafra de 2018 y a medida que iba avanzando se fueron incorporando y deteniendo algunos.

Peloteros como: José Martínez, Jesús Aguilar, Jesús Sucre, Junior Guerra, Williams Astudillo, Orlando Arcia… son de los nombres que participaron en el torneo local. Inclusive, se llegó a especular que el boricua Yadier Molina y Carlos Martínez pactarían con Tiburones de La Guaira.

Ahora con esta nueva traba, qué tan afectados se verán los ocho equipos de la liga regional.

 

Estadios vacíos

En 2018 los estadios fueron testigos del problema económico que atraviesa Venezuela. Sus sillas vacías en juegos que, de por vida, han sido imperdibles para la sociedad fueron el termómetro para hacer notar que algo estaba pasando.

Los costos de los abonados en esta oportunidad oscilan entre los 93 dólares y los 155. Así lo mostró el conjunto de Tigres de Aragua en sus redes sociales.

Foto tomada de Twitter

Algo que saben los equipos es que los fanáticos van al estadio para ver sus peloteros favoritos y si no tienes a beisbolistas de nivel, el recinto no tendrá el público esperado.

 

Tres golpes para el beisbol venezolano

El primer golpe que tuvo el beisbol criollo fue con la Serie del Caribe 2019, que se realizaría en Barquisimeto, estado Lara. La crisis social, política y económica llevó a la Federación del Caribe a mudar la sede a México.

Aunque era predecible ese cambio logístico, terminó sorprendiendo porque se anunció pocos días antes del inicio del torneo. Tanto así que las pelotas que se usaron tenían estampados la marca de Serie del Caribe Barquisimeto 2018.

La segunda embestida fue cuando cambiaron la sede del pre-mundial de beisbol femenino para México. Al igual que la SDC se realizaría en Barquisimeto, pero con pocas explicaciones se mudó a tierras aztecas.

 

  • Confederación de Beisbol del Caribe recaba información sobre caso LVBP

Ya con dos cambios logísticos de competencias internacionales, hay que pensar qué será de esta temporada, en la que posiblemente, si se sigue por este camino, Venezuela no compita en el certamen caribeño.

El tercer estacazo es el que realizó la MLB. Negar a sus jugadores que participen en el país es atar de manos y pies a los dirigentes de la liga.

Liga Amateur

En 1945 Venezuela se oficializó el beisbol como un deporte profesional, desde entonces no hubo una temporada que la LVBP no se jugara. Inclusive, hubo una temporada que tuvo que ser detenida por problemas sociales y fue retomada casi de inmediato por los equipos que la conformaban.

Con la posición que está tomando la MLB podría estar llegando el primer invierno que se jugará en la LVBP. Lo que abre la puerta a un posible regreso del beisbol amateur.

Tal cual como el modelo cubano, una liga en la que no existe el profesionalismo y que los jugadores que pertenecen a una organización de las mayores no pueden jugar en su tierra, podría estar tomando forma.

La creación de la Liga Nacional Bolivariana fue el primer sendero hacia un estándar no profesional, los jugadores que compiten en ella son aquellos que no consiguieron contrato con alguna organización en el exterior y buscan una segunda oportunidad.

Con la  decisión que puede reafirmar la oficina de Rob Manfred, comisionado de la gran carpa, junto a los entes gubernamentales del presidente Trump, la LNBB podrá beneficiarse.

Pdvsa está patrocinando a la LVBP y por ende, las sanciones que se establecieron contra la empresa petrolera afectan de cierta forma a la MLB.  Debido a que si sus jugadores forman parte de la liga que recibe dinero de la organización castigada, estarían cometiendo un desacato a la Orden Ejecutiva de Donald Trump.

 

Liga Independiente venezolana

Los equipos venezolanos se han contactado con los jugadores que están pertenecen a equipos independientes para asegurar su participación con las novenas criollas.

Esto es un indicio de que podemos estar ante una campaña que reúna a los jugadores que en zafras anteriores pasaron por alto por no pertenecer a una novena del organizado.

Son muchos los talentos que están en el exterior y se podría armar una novena con estos peloteros: Juan Apodaca, Balbino Fuenmayor, Daniel Mayora, Carlos Rivero, Henry Rodríguez, Oswaldo Arcia, Niuman Romero,  Álex Romero, Ezquiel Carrera y Yoimer Camacho.

Los venezolanos que están en equipos independientes no pueden llenar más de tres equipos. Ahí es donde aprovecharán los que pertenecen al circuito de la LNBB como Jesús Guzmán, Gregory Infante, José Tabata, Anthony Concepción, José Duarte, Francisco Butto, José Ascanio, Rafael Cova y Francisco Carillo.

Todos estos peloteros pertenecen al campeón Cacaoteros de Miranda.

Estos jugadores podrían aprovechar al máximo todo este revuelo con la MLB y estarían exhibiendo su máximo potencial en una liga, que se podría decir, será diseñada para una segunda oportunidad de todos.