Niurka Camacho, paciente de nefrología del Hospital de Niños J. M. de Los Ríos, expresó temor de que otros menores de edad mueran en ese centro asistencial a la espera de tratamiento.

“Tengo miedo a morirme y tengo miedo de que mueran todos mis compañeros. No quiero que los papás de mis amigos, ni mamás estén tristes”, dijo la paciente de 12 años de edad.

Camacho padece de insuficiencia renal crónica en estadio cinco. La menor de edad recibe diálisis tres veces a la semana desde hace cinco años.

“Quiero que el hospital sea como antes, que trasplantaban a todos los niños”, indicó.

Seis niños pacientes del J. M de Los Ríos han muerto por falta de insumos para continuar sus tratamientos en el centro de salud.