La cantidad de acontecimientos políticos registrados en Venezuela es casi proporcional a la velocidad con la que se profundiza su deterioro económico. Mientras se gestiona una transición de gobierno, el país va quedando sumergido en la escasez y la hiperinflación, reseñó Al Navío.

Pese a que Juan Guaidó asumió la presidencia interina de Venezuela, parte de la operatividad sigue en manos de Nicolás Maduro, quien en la última semana se ha mostrado renuente a las circunstancias y ha reiterado que seguirá con su gestión. “Yo no descuido ni un segundo mi labor como presidente, todos los días estamos atendiendo la actividad económica”, expresó Maduro, quien es considerado ilegítimo por decenas de naciones.

Ante esto, Guaidó anunció sobre la llegada de ayuda humanitaria internacional con el fin de atender las necesidades básicas de la población. “Ya iniciamos con un monto de 20 millones de dólares. Vendrá mucha más ayuda, países como Chile, Colombia, Brasil, Paraguay y Panamá están decididos a respaldar”, aseguró.

Sin embargo, desde las filas de Nicolás Maduro aseguran que en Venezuela no es necesaria la entrada de ayuda humanitaria. Así lo han expresado sus aliados ante instancias internacionales, aún cuando la crisis humanitaria ha sido motor de un éxodo masivo de venezolanos.

Mientras todo esto sucede, los precios de los productos han presentado una variación de 132,11% solo en los primeros 15 días de enero, de acuerdo con información del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico. Secuelas de una inflación de 1.698.488% en 2018, datos publicados por la Asamblea Nacional.

Con información de Al Navío.