Imagen: BBC Mundo

Los expertos señalan que la mayoría de dietas que son recomendadas por Internet dan como resultado una pérdida de peso a corto plazo que no es sostenible. Creer en regímenes milagrosos generan un efecto «yoyo» que, a diferencia de esperar un resultado deseado, ocurre todo lo contrario.

Es importante que a la hora de someterse alguna rutina, debe consultar con un nutricionista para que diseñe un plan adecuado a sus necesidades. Recuerde que cada cuerpo actúa diferente y varias personas no pueden seguir el mismo entrenamiento.

De acuerdo con la revista Metabolismo y Balance, las personas suelen querer tener resultados en poco tiempo, por lo que acceden a dietas que, aunque parezcan haber tenido algún efecto, solo es cuestión de días para que el bajo aporte energético muestre la verdad.

​»La mayoría de las dietas son bajas en carbohidratos o calorías, y nutricionalmente muy unilaterales. Esta es la razón del efecto yoyo. En este tipo de dietas el cuerpo extrae sus propias proteínas, es decir, utiliza sus reservas. La proteína muscular», explica el sitio.

De hecho, los especialistas afirman que restringir la comida solo enseña un mal hábito alimenticio. Incluso, aunque la persona beba varios líquidos, no ingerir los alimentos necesarios puede provocar deshidratación y otras complicaciones como estreñimiento.

​»Centrarse en estrategias sostenibles a largo plazo para implementar hábitos alimentarios regulados con una variedad de opciones de alimentos sin restricciones innecesarias hará que una dieta integral y el mantenimiento de un peso saludable sean una verdadera parte de nuestra forma de vida», detalla la Clínica Lindner Center of Hope.

Estas son las dietas que ponen en riesgo su salud

En un artículo publicado por WebMD, una red de información de salud de Estados Unidos, la especialista Kathleen M. Zelman habla de algunas dietas que se han popularizado, pero que ponen en riesgo la salud.

​Según ella, hay unos métodos que incluyen reducir la ingesta de alimentos, comer comida cruda y hacer algunos procedimientos inusuales, como agregar un algodón a la comida.

Tenga cuidado con las dietas que le presentan resultados en pocos días. Foto Stock

La dieta de alimentos crudos

En esta dieta, las personas eligen comer alimentos crudos, como huevo, carnes y pollo, y prefieren comer plantas. Este método es una manera de evitar cocer los alimentos, agregar algún condimento o sofreír. Sin embargo, la experta señala que comer estos alimentos desafía las pautas alimentarias.

«Las personas que comen exclusivamente alimentos crudos terminan con niveles bajos de nutrientes importantes como la vitamina B-12. También, es difícil obtener las calorías que tu cuerpo necesita. Es posible que al principio pierda peso. Pero es probable que no se sienta lo mejor posible», explica.

La dieta de la sopa de repollo

Zelman detalla que comer solo sopas no es una buena idea. Aunque algunas preparaciones contienen ingredientes saludables, no permitir recibir alimentos sólidos tiene un efecto adverso.

Por esta razón, recomienda la importancia de agregar carne o pollo al plato. A diferencia de comer solo caldo de repollo. «Con esta cantidad de alimento pondrá a su cuerpo en “modo de inanición”, lo que puede ralentizar su metabolismo. Esto no lo ayudará a bajar de peso y le hará pasar hambre», dice.

Otras dietas que no favorecen al cuerpo

Dieta del vinagre de sidra de manzana: la especialista explica que algunas personas dicen que beben vinagre un poco antes de las comidas para frenar el apetito y quemar grasa. Sin embargo, seguir esta dieta puede provocar impedir que la insulina y algunos medicamentos para la presión arterial funcionen como deberían.

Dieta HCG: esta es una hormona producida por la placenta durante el embarazo y se comercializan varios productos que prometen bajar de peso. «Los estudios demuestran que no ayuda a perder peso y puede tener efectos secundarios. Puede hacerte sentir muy cansado, de mal humor, inquieto o deprimido», subraya Zelman.

Dieta de bolas de algodón: consisten en que una persona utilice una bola de algodón y la agregue a algún alimento. El más común es remojar en jugos y comer al tiempo. «La idea es que llenen tu estómago para que comas menos y adelgaces. Pero los riesgos son asfixia, obstrucciones intestinales y consumo de sustancias químicas nocivas», afirma.

Es importante no seguir ninguna dieta milagrosa que promete resultados en pocos días. En caso de comenzar alguna rutina, consulte con su médico de cabecera para que le formule planes enfocados en sus necesidades.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!