Seguro que ha notado que hay contenidos que se ven restringidos por la ubicación geográfica del dispositivo en el que se quiere reproducirlos. Para esos casos resulta útil una VPN.

Una Virtual Private Network o red privada virtual es una extensión segura de la red que modifica el punto de salida de sus datos y altera la dirección IP para que parezca que usted se está conectando desde otro lugar. En épocas en las que el tráfico en Internet crece a pasos agigantados, las VPN son útiles para protegerse de amenazas y eludir bloqueos.

«Capa de invisibilidad»

De acuerdo con el informe anual de Cisco, el tráfico IP global alcanzará los 396 exabytes (unidad de almacenamiento de información digital) por mes en 2022, frente a los 122 de 2017. Para dar una idea, un exabyte equivale a los datos de 250 millones de DVD.

En medio de todo el tráfico generado por los internautas, hay amenazas latentes de cibercriminales que pretenden aprovecharse de su información.

La práctica más común se conoce como «el hombre del medio», en la que el atacante se sitúa entre los servidores que intentan comunicarse, con la posibilidad de interceptar desde un mensaje directo enviado a su pareja hasta toda su información bancaria.

David Pereira, experto en ciberseguridad y director de la firma Secpro, indica: “La VPN enmascara la información y la traduce a un cifrado que un atacante no puede entender”.

En muchos casos, la VPN es una especie de «capa de invisibilidad» que le permite a un usuario navegar sin dejar un rastro que conduzca hasta su IP. Por ese motivo, para la protección de su privacidad, muchos usuarios las usan habitualmente.

Esto es, incluso, más cierto si usted se conecta a redes wifi gratuitas. En caso de que alguien busque hacerse con sus datos, los encontrará enmascarados. Su experiencia, por tanto, estará protegida.

Sin embargo, el experto enfatiza que no existe una protección ciento por ciento garantizada. “Una VPN solamente puede mejorar el nivel de seguridad, pero si alguien tiene un malware en su computador, de nada sirve. Aunque las personas usan VPN tratando de ocultar su origen, lo que se hace es disminuir el riesgo”.

A pesar de eso, gran cantidad de gente recurre a VPN para eludir las restricciones de Internet impuestas por los gobiernos en algunos países como China, Irán, Corea del Norte, Rusia y Estados Unidos.

Por supuesto, tener la posibilidad de cambiar el país desde el cual usted se conecta a Internet abre un abanico de opciones a la hora de navegar con fines de entretenimiento.

Por ejemplo, se puede acceder al catálogo estadounidense de servicios como Amazon y Net-flix, o activar funciones como la de Instagram Music, que solamente está disponible en algunas regiones del mundo. Youtube, por ejemplo, tiene una herramienta llamada panel de contexto temático, que agrega enlaces de terceros para ampliar la información del contenido de un video, la cual solo está habilitada en Corea del Sur y Estados Unidos.

Es lo que hace Catalina Arango, joven aficionada a Game of Thrones, quien afirma ser una usuaria activa de VPN para ver los capítulos de la serie.

“Yo me conecto al servicio en Estados Unidos de HBO Now porque en HBO Go, casi siempre hay inconvenientes para ver los capítulos”, dice.

Pero, aunque conveniente, el uso de la VPN no es bien visto por esas empresas, que muchas veces proceden a bloquearlos para ayudar a que no se violen los derechos de autor de ciertos territorios.