TikTok publicaciones
Foto Europa Press

TikTok formó a sus moderadores de contenido para que redujeran la difusión de las publicaciones de usuarios con discapacidades visibles, sobrepeso o pertenecientes a la comunidad LGTBI.

Algunos documentos internos de los moderadores de TikTok en Alemania, a los que tuvo acceso Netzpolitik, revelaron que los empleados de la plataforma marcaban determinados videos como de riesgo. De esta forma, restringían su difusión por considerar a algunas personas como altamente vulnerables al ciberacoso, independientemente de su contenido.

Entre este grupo de usuarios especiales, como los denomina la plataforma en sus políticas, se encontraban personas con diversidades funcionales apreciables a simple vista. También estaban los usuarios pertenecientes a la comunidad LGTBI o con sobrepeso.

De esta manera, Bytadance, la compañía china propietaria de la red social, establecía que los videos de estos usuarios solamente se difundieran entre los usuarios de TikTok de su país de origen. No se difundían en los 1.000 millones de personas que usan la plataforma en la actualidad.

Además, cuando los videos de los usuarios discapacitados alcanzaban entre 6.000 y 10.000 visualizaciones, los moderadores los marcaban automáticamente en la categoría de no recomendados. De esta manera, aunque no se eliminaban, dejaban de aparecer en el inicio de publicaciones de TikTok.

Los usuarios especiales

Entre las discapacidades susceptibles se encontraban las condiciones físicas y mentales, incluyendo la desfiguración facial, el autismo y el Síndrome de Down. También se clasificaba dentro de esta categoría a las personas con marcas de nacimiento en la cara o estrabismo.

Asimismo, Netzpolitik reportó la existencia de casos en los que los usuarios que utilizaban hashtags o menciones relacionados con la comunidad LGTBI también fueron clasificados como susceptibles de ciberacoso y ocultados.

En un comunicado TikTok informó que las políticas de moderación para usuarios especiales se modificaron por unas nuevas que no restringen sus publicaciones. En su lugar, quieren fomentar la interacción con la comunidad.

«Esta aproximación no pretendía en ningún momento ser una solución a largo plazo. Aunque teníamos una buena intención, nos dimos cuenta de que no era la postura correcta», anunciaron.