La red bitcoin, que sustenta la criptomoneda homónima en el mundo, consume 60,45 teravatios por hora (TWh) durante un año, lo que supone un gasto de electricidad más elevado que el que se produce en un país como Suiza a lo largo de todo un año. Esta red se sitúa en el puesto 43 entre las entidades que más energía consumen.

Un estudio de la Universidad de Cambridge, denominado «Índice de Consumo de Electricidad de bitcoin», que mide el consumo de energía de la criptomoneda en tiempo real, calculó que en el momento en que se escribió esta nota la divisa consumía 7,45 gigavatios (GW). (Este dato se actualiza cada 30 segundos).

Esto se traduce en 60,45 TWh al año. De esta forma, se ha calculado que el bitcoin consume más electricidad que países enteros como Suiza, Kuwait, Argelia y Grecia.

Los cálculos de la Universidad de Cambridge sitúan al bitcoin en el puesto 43, si se compara con el consumo de electricidad que realizan el resto de países, justo por detrás de República Checa. España se encuentra en el puesto 15 con un consumo de 239,5 TWh.

El estudio también muestra que si se compara con el consumo total de electricidad a escala mundial, que es de 20.863 TWh, el bitcoin representa 0,28%. Un porcentaje que desciende ligeramente si se hace referencia a la producción total de electricidad, que es de 25.082 TWh, donde el bitcoin supone 0,24%.

El índice se desarrolló como una respuesta a «las crecientes preocupaciones sobre la sostenibilidad y el impacto ambiental del minado de bitcoines», según la institución británica.

El minado de criptomonedas se apoya en operaciones de computación muy potentes, por lo que los equipos que realizan esta tarea necesitan de «importantes cantidad de electricidad».

Con estos datos, el CBECI deduce que la electricidad producida por todos los tipos de energías renovables en el mundo podría cubrir, por separado, el gasto de electricidad que hace la red bitcoin.

De esta forma, la producción mundial de energía hidroeléctrica (4.164 TWh) cubriría 69 veces el consumo de la red bitcoin; la de biocombustiles y residuos (de 577 TWh) sufragaría 10 veces la energía del bitcoin; y la solar, eólica y otras, de 1.405 TWh, supondrían 23 veces el gasto de la criptomoneda.

Para llevar a cabo los cálculos, el modelo desarrollado por la Universidad de Cambridge tiene en cuenta varios factores, entre los que se incluyen la eficiencia energética y la vida útil de más de 60 modelos de hardware usados para el minado de criptomonedas.