Foto: Computer Hoy

No es un secreto que el internet cada vez tiene más presencia en las vidas de las personas. Disfrutar de una buena señal de wifi se ha convertido en una necesidad.

Al contratar el servicio, el operador suele instalar un enrutador, o router (como se lo conoce en inglés) de poco costo y baja capacidad. Es importante preguntar, al momento de la instalación del internet, cuál es el alcance y cuántos dispositivos se pueden conectar al mismo tiempo.

1. Ubicación estratégica

Es fundamental solicitar que ubiquen el equipo de red en el lugar que más se acomode a las necesidades de los usuarios y que se tenga en cuenta la infraestructura del sitio para evitar bloqueos en la señal.

Si es una casa de varios pisos, se recomienda ubicarlo en el último nivel. Pero si es un apartamento, se puede colocar en el centro, lejos de las paredes y cualquier obstáculo.

Se debe evitar que el router quede dentro de un armario, o en un rincón estrecho. Cerca de los muros de madera o metal, la señal suele rebotar.

2. Evitar obstaculizar la señal

Colocar objetos encima, como libros, recalentará el equipo y obstaculizará la señal.

Es recomendable que el enrutador esté en un espacio abierto y a una altura promedio para que la señal pueda distribuirse con mayor facilidad hacia otros espacios.

3. Interferencia inalámbrica

El enrutador funciona mejor si se encuentra lejos de otros equipos electrónicos. Se debe evitar ubicarlo junto a dispositivos inalámbricos como monitores para bebés o celulares.

Si el enrutador está cerca de otros equipos de red se pueden generar interferencias que afectan la señal de internet.

4. ¿Cuántas antenas debe tener el router?

Si el espacio es amplio, el enrutador requiere extensores de señal. Es recomendable que el equipo cuente con al menos dos o tres antenas para tener mayor alcance y cobertura.

5. Elegir un nombre y una contraseña seguros

No se recomienda utilizar nombres comunes o el número de cédula, teléfono o cualquier dato de fácil conocimiento.

Lo ideal es el nombre de la red y la contraseña del wifi sean difíciles de adivinar, para que otras personas no puedan acceder a la red sin autorización o conocimiento.

Se pueden combinar mayúsculas, minúsculas, números y símbolos para crear palabras poco comunes y complejas.