Foto Getty Images

A las dificultades de viajar al espacio, relacionadas con la capacidad de las naves, se suma el obstáculo que representan las radiaciones que emite el planeta Marte.

Un nuevo estudio de la NASA concluyó que los astronautas que viajan a ese cuerpo o al espacio estarán expuestos a radiaciones cósmicas que podrían afectar su salud.

Los investigadores revelaron que existe un alarmante aumento del riesgo para las funciones del cerebro cuando se realizan viajes al espacio exterior.

«La radiación puede ser el mayor obstáculo que la humanidad deba resolver para viajar más allá de la órbita de la Tierra», advirtieron.

Los  científicos utilizaron ratones para su investigación. Los sometieron a dosis de radiación similares a las que los humanos podrían experimentar en el espacio. Sus análisis revelaron que esas exposiciones causaron serias complicaciones neurocognitivas.

Los roedores sufrieron impedimentos severos que afectaron su memoria y aprendizaje. Además, adoptaron comportamientos que los investigadores describieron como angustiosos.

La investigación sugirió que uno de cada cinco astronautas que viajen a Marte regresarán con déficit en sus funciones cognitivas.

La NASA afirmó que trabaja para proteger a los tripulantes de la radiación. Para ello construirán escudos temporales que se instalarán en las naves.

Entre más masa haya entre la tripulación y la radiación, aumentan las posibilidades de que las partículas peligrosas se desvíen antes de alcanzar a las personas.

También trabajan en otras posibles soluciones como chalecos y dispositivos que añadan masa o superficies con carga eléctrica que repelan la radiación.