robotaxis
Los robotaxis en China están a la espera de pasajeros que deseen ponerlos a prueba | Foto: EFE

¿Te atreverías a subir a un taxi sin conductor? En China ya es posible gracias a los «robotaxis». Estos son coches sin conductor que están empezando a usarse en programas piloto. El proyecto busca obtener experiencias para seguir desarrollando y mejorando los vehículos autónomos.

La última en subirse al carro ha sido Didi, la multinacional de vehículos compartidos. Recientemente obtuvo los permisos del gobierno de Shanghái para testar vehículos autónomos en una zona destinada para. Didi Está en trámites de obtener los permisos para el lanzamiento de los «robotaxis».

«Nos falta todavía conseguir algunos permisos, pero calculamos que para finales de año todo estará listo». Explicó a la prensa Bo Zhang, jefe de la Oficina Tecnológica de DiDi, el día del lanzamiento de Didi.

Prueba de Didi

Ese mismo día, Efe tuvo la oportunidad de probar el sistema de conducción autónoma de Didi en un circuito cerrado y a bordo de uno de los 30 «robotaxis». Presumiblemente pronto recorrerán las calles en el distrito de Jiading.

Con el obligatorio conductor de seguridad sentado en el sitio del piloto sin tocar volante ni pedales, el usuario observa cómo el volante se mueve solo. El coche acelera en rectas, reduce la velocidad en curvas o frena ante los obstáculos.

Tal y como explica Zhang, el futuro servicio de «robotaxi» será gratuito porque.

«El propósito del programa no es la comercialización, sino desarrollar nuestra tecnología, tener respuesta y opiniones reales de nuestros pasajeros para mejorar nuestra tecnología».

El objetivo es obtener el oro de esta década, «big data», datos que pueden ser utilizados para analizar cómo los coches se enfrentan a situaciones reales en la carretera y cómo los pasajeros interactúan con ellos. Pasajeros que serán los «conejillos de indias» en pro del desarrollo de los autónomos.

¿Un riesgo que vale la pena?

Un riesgo que, en opinión de Zhang, lo vale,  porque en un futuro, cuando la conducción autónoma se expanda, el número de accidentes «se reducirá de manera exponencial».

Aunque Didi todavía está pendiente de poder llevar pasajeros en sus robo taxis, hay otras compañías que ya lo han logrado.

Este es el caso del gigante tecnológico Baidu, que tiene ya una decena de taxis autónomos circulando por la ciudad de Changsha desde hace unas semanas, o de la compañía sinoestadounidense Pony.ai.

Según cuenta a Efe un portavoz de esta última, la empresa presentó su proyecto «PonyPilot» en diciembre de 2018. Se convirtió en la primera compañía en lanzar robo taxis en China, concretamente en la ciudad de Cantón. Posteriormente amplió a Pekín y a la ciudad estadounidense de Fremont.

«La cobertura total de los entornos urbanos abiertos en diferentes sitios se acerca a los 300 kilómetros cuadrados, y solo en Cantón representa más de 100 kilómetros cuadrados. Llevamos a cabo la operación más grande de robotaxi en China por cobertura y número de viajes», explica a Efe, sin precisar más datos.

El plan de Didi es operar en Jiading, una zona de Shanghái donde en marzo de 2018 el Gobierno de la urbe creó una zona piloto para la prueba de vehículos sin conductor, junto a la Ciudad del Automóvil de la urbe, donde se encuentran las principales industrias del sector de la automoción.

Y es que los gobiernos locales tampoco han querido quedarse atrás en el desarrollo de los vehículos autónomos. Han sido numerosas las urbes que han lanzado sus zonas especiales para la prueba de vehículos sin conductor, esto es, áreas abiertas al tráfico donde los fabricantes pueden testar sus vehículos y obtener así resultados reales.

Una innovación que se expande

En los últimos años, casi todas las grandes automotrices chinas y los gigantes tecnológicos han apostado fuertemente por la conducción autónoma. Han creado muchas veces sinergias entre sí de gobiernos y empresas privadas.

En opinión de Zhang, trabajar con los gobiernos locales es una de las prioridades de Didi, compañía presente en 100 ciudades del mundo con 30 millones de viajes diarios. A su juicio «la mejor manera de comercializar los vehículos autónomos son los robo taxis».

«Hay dos formas de comercializarlos y expandirlos en un futuro. La primera, vender autónomos a consumidores, y la segunda implementar esta tecnología en la red de vehículos compartidos. En mi opinión, la primera no es factible a corto plazo porque la generalización de los autónomos va a ser todavía muy lenta, hay todavía muchas limitaciones».

Sin embargo, un autónomo centro de una compañía de taxis se pondrá en marcha siempre y cuando exista la situación adecuada.

«Cuando un usuario pide un taxi ya sabemos el destino y la ruta, por lo que podemos decidir si cumple los requisitos para ser cubierta por un vehículo autónomo», concluye Zhang.